El ministro de Economía del Líbano, Raoul Nehme, afirmó que sin la ayuda del exterior, el país no tendrá la capacidad suficientes para afrontar las consecuencias de la catastrófica explosión en el puerto de Beirut que provocó más de 130 fallecidos y generó daños multimillonarios en la ciudad.

De acuerdo con el funcionario libanés, “la capacidad del Estado es muy limitada, al igual que la del Banco Central y otros bancos. No nos estamos bañando en dólares”.

Nehme explicó que “pediremos la asistencia de otros países que aman al Líbano para que podamos garantizar que los ciudadanos reparen los daños”, y señaló que trabajar con el Fondo Monetario Internacional era la única opción para Líbano desde antes de la explosión, pues el país “no tenía la capacidad de enfrentar la crisis del coronavirus y la crisis financiera que se ha ido acumulando durante 30 años”.

El Gobierno mantiene bajo arresto domiciliario a funcionarios del puerto de Beirut, después de que se registraran allí 2 impresionantes explosiones, el pasado martes anunció la ministra de Información, Manal Abdul Samad.

La medida afecta a los funcionarios directamente relacionados con el almacenamiento de las 2 mil 750 toneladas de nitrato de amonio, altamente explosivo, almacenadas “de forma insegura” en el puerto desde hace 6 años.

El Ejército se encargará de velar por la seguridad de Beirut y vigilar a las personas puestas bajo arresto domiciliario, cuyo número se desconoce.  Asimismo, se formó un comité para investigar el incidente e identificar las causas de las explosiones, cuyo trabajo durará cinco días y que buscará castigar a los responsables.

Asimismo, el gobierno libanés decretó estado de urgencia por 2 semanas, mientras que el saldo fatal tras los estallidos en el puerto de Beirut es hasta ahora de al menos 135 personas muertas, decenas están desaparecidas, unas 5 mil personas resultaron heridas y de acuerdo con el gobernador de la capital, Marwan Aboud, “sin duda todavía hay víctimas bajo los escombros y recibimos decenas de llamadas por desaparecidos”.

El gobernador indicó que hasta 300 mil personas se quedaron sin vivienda debido a los daños que, según él, afectaron a más de la mitad de la capital, de unos 2 millones de habitantes. Los socorristas prosiguen la búsqueda con la esperanza de encontrar supervivientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here