El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a la carga contra las medidas de freno al coronavirus, y dijo que no se hará responsable de los efectos secundarios que puedan causar las vacunas que se vayan a usar en el país.

Dijo que mostrará a los ciudadanos los contratos con las empresas que producen el medicamento para que decidan si se la aplican o no.

Expresó a periodistas a las afueras de la sede del gobierno amazonico que “quien tenga algún efecto secundario o algún problema no me lo cargará a mí, porque voy a ser muy claro”.

Más aún, el ultraderechista el aseguró que le mostrará al país todos los contratos con las empresas fabricantes del medicamento para que sepan “lo que están tomando y sus consecuencias”.

En declaraciones que solo buscan sembrar temor entre la población, advirtió que *supongamos que en una de las cláusulas se escribe lo siguiente: ‘Nos liberamos de cualquier indemnización o responsabilidad ante posibles efectos colaterales inmediatos y futuros’. Entonces, ¿van a tomar esa vacuna?”.

Bolsonaro no solo ha minimizado la gravedad del covid-19 desde el inicio de la pandemia, sino que se ha mostrado escéptico sobre la efectividad y seguridad de las vacunas,asegurando que él no se aplicará ninguna porque ya ha superado la enfermedad.

Brasil ya recibió el primer lote de 120 mil dosis de CoronaVac, vacuna contra el coronavirus de la farmacéutica china Sinovac Biotech, a pesar de las reservas del mandatario.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here