Un estudio realizado por una universidad canadiense detectó que las bolsas de té hechas de plástico sueltan millones de partículas de microplásticos en una taza de esta generosa bebida.

Según una nueva investigación de la Universidad Mcgill, estos envases no son tan inofensivos como parecen, luego de que en años recientes, fabricantes de té han cambiado las tradicionales bolsitas de papel por otra de una malla de plástico.

Una bolsita de té de plástico libera alrededor de 11 mil 600 millones de microplásticos y 3 mil 100 millones de nanoplásticos al introducirla en el agua a una temperatura de 95 grados centígrados. Asimismo, todavía no se sabe el efecto de los microplásticos en el cuerpo humano, ya que este es un asunto que se investiga apenas hace unos años.

Los canadienses analizaron la ingestión de nanoplásticos por organismos más sencillos. Así, pusieron pulgas de agua en soluciones de 50%, 5% y 0,5% del agua de la bolsita de té, y los investigadores señalan que “se observaron varias micropartículas extrañas dentro de los cuerpos de las Daphnia magna expuestas a las soluciones del 5% al 50%, pero no en los controles”.

Aún se requieren más investigaciones para determinar las consecuencias exactas de beber té con microplásticos, pero es aconsejable como medida preventiva elegir marcas de tés con bolsitas de papel o té en hebras.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here