Para la Organización Mundial de la Salud el mundo ha superado muchas pandemias y crisis en el pasado, y que la del coronavirus no será la excepción, sin embargo, para el doctor Tedros Adhanom Gebreyesus, titular de la OMS, “la pregunta es qué tan alto será el precio. Ya hemos perdido más de 16.000 vidas. Sabemos que perderemos más. Cuántos más será determinado por las decisiones y las acciones que tomemos ahora”.

Para frenar la propagación de COVID-19, muchos países han introducido medidas sin precedentes, a un costo social y económico significativo: cerrar escuelas y negocios, cancelar eventos deportivos y pedir a las personas que se queden en casa y se mantengan a salvo. de acuerdo con Tedros, “entendemos que estos países ahora están tratando de evaluar cuándo y cómo podrán levantar estas medidas. La respuesta depende de lo que hagan los países mientras se implementen para toda la población”.

El doctor Tedros aseguró que pedirle a la gente que se quede en casa e impedirles el movimiento es una estrategia para ganar tiempo y reducir presión sobre los sistemas de salud, pero que estas medidas no extinguirán la epidemia.

a su juicio, “el objetivo de estas acciones es permitir las medidas más precisas y específicas que se necesitan para detener la transmisión y salvar vidas. Hacemos un llamado a todos los países que han introducido las llamadas medidas de “bloqueo” para usar este tiempo para atacar el virus. Los países han creado una segunda ventana de oportunidad. La pregunta es, ¿cómo la usarán?”.

Según el director de la OMS hay 6 acciones clave que deben implementar los países:

  1. Expandir, capacitar y desplegar la fuerza de trabajo de atención médica y salud pública
  2. Implementar un sistema para encontrar cada caso sospechoso a nivel comunitario
  3. Aumentar la producción, la capacidad y la disponibilidad de las pruebas
  4. Identificar, adaptar y equipar las instalaciones que se usarán para tratar y aislar a los pacientes
  5. Desarrollar un plan y un proceso claros para poner en cuarentena los contactos
  6. Enfocar todo el gobierno en suprimir y controlar COVID-19.

Tedros precisó que “estas medidas son la mejor manera de suprimir y detener la transmisión, de modo que cuando se eliminen las restricciones, el virus no resurgirá. Lo último que necesita un país es abrir escuelas y negocios, solo para verse obligado a cerrarlos nuevamente debido a un resurgimiento”.

Resaltó que las medidas agresivas para encontrar, aislar, probar, tratar y rastrear no solo son la mejor y más rápida forma de salir de las restricciones sociales y económicas extremas, sino que también son la mejor manera de prevenirlas.

Más de 150 países y territorios aún tienen menos de 100 casos. Al tomar las mismas acciones agresivas ahora, estos países tienen la oportunidad de prevenir la transmisión comunitaria y evitar algunos de los costos sociales y económicos más severos que se observan en otros países. (Naciones Unidas)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here