La ONU dio a conocer este viernes que la cifra de muertos por las protestas en Irak, es de al menos 269, a manos tanto de fuerzas de seguridad como de otros grupos armados.

El portavoz de la Oficina de Derechos Humanos, Rupert Colville, dijo que “el número exacto de víctimas puede ser mucho mayor. La mayoría de ellas han sido impactadas por munición real disparada por las fuerzas de seguridad y elementos armados, que muchos han descrito como milicias privadas”. Otros han sufrido el “uso innecesario, desproporcionado e impropio de armas menos letales, como gases lacrimógenos”.

El organismo de Naciones Unidas también da seguimiento a múltiples denuncias sobre el arresto de manifestantes, activistas, comentaristas en redes sociales y blogueros, y advierte que la falta de transparencia dificulta avanzar en las pesquisas..

Más aún, hay reportes de secuestros de manifestantes y de voluntarios que acuden a las protestas para prestarles asistencia, por lo que Colville apunta que “todas estas denuncias deben ser investigadas rápidamente, hay que clarificar el paradero de los desaparecidos y saber quiénes son los responsables”.

Las protestas se producen en Bagdad y otras ciudades de Irak pese a la represión y a la amenaza de que se aplicará la Ley Antiterrorista a quienes hagan uso de la violencia, saboteen la propiedad pública o que ataquen con armas de fuego a los agentes de seguridad. Se les aplicará pena de muerte, lo que se podría ser utilizado para intensificar la represión de personas que en realidad no sean responsables de ninguno de esos actos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here