La OCDE rebajó sus previsiones anteriores sobre el crecimiento de la economía mundial, y afirma este jueves que se ralentizará al 2,9 % en 2019 y al 3 % en 2020, lo que representa el aumento anual más débil desde la crisis financiera de 2008.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico recortó 3 décimas su proyección para este año y 4 más para el que viene, tendencia que se extiende en las mayores economías del planeta en su informe de perspectivas interinas, que revisa las previsiones semestrales lanzadas en mayo.

La proyección a la baja incluye al G20 de grandes países desarrollados y emergentes, con un crecimiento previsto del 3,1 % y del 3,2 %, mientras que en la eurozona el ajuste es de una y 4 décimas, hasta una subida respectiva del 1,1 % en 2019 y del 1 % en 2020.

Luego del crecimiento de la economía mundial del 3,6 % en 2018, las nuevas conclusiones para este año y el siguiente de la OCDE son tajantes, al indicar que el panorama se ha vuelto “cada vez más frágil e incierto”, atizado en gran parte por las tensiones comerciales y políticas, que minan la confianza y la inversión.

La incertidumbre reinante sobre la economía se basa sobre todo en la guerra comercial entre Estados Unidos y China y en un “brexit” británico sin acuerdo en Europa.

La introducción de aranceles entre Washington y Pekín desde principios de 2018 seguirá afectando la actividad y el comercio global en los próximos 2 años y “podría reducir el incremento global del producto interior bruto en entre 0,3 y 0,4 puntos porcentuales en 2020 y entre 0,2 y 0,3 en 2021.”

Aunque esos dos países tienen los 2 incrementos más elevados para los próximos 2 años, también serán los más afectados, y la OCDE calcula que la economía estadounidense crecerá un 2,4 % en 2019 y  2 % en 2020, cuatro y tres décimas menos que en las previsiones de mayo, y que la china avanzará 6,1 y 5,7 %, lo que supone un recorte de una y tres décimas.

La posibilidad de que el Reino Unido abandone la Unión Europea sin acuerdo es otro de los factores desestabilizadores, en donde la economía británica podría caer en la recesión.

La OCDE solo revisa de forma detallada en estas perspectivas la situación de los países del G20: mantiene por ejemplo su proyección para 2019 para Francia (+1,3 %) y le quita una décima para 2020 (+1,2 %), mientras que en Alemania el ajuste es de dos y seis décimas (+0,5 % y +0,6 %).

No se libran de su pronóstico a la baja otros México, cuya economía se prevé que crezca un 0,5 % este año (-1,1 puntos) y un 1,5 % en 2020 (-0,5), ni Brasil, con recortes respectivos de seis décimas, hasta el +0,8 % y el 1,7 %.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here