El actor Kirk Douglas, quien murió el pasado 5 de febrero a la edad de 103 años, decidió dejar casi toda su multimillonaria fortuna a la caridad, sin dejar nada su hijo, el actor Michael Douglas.

Esto asegura el diario Mirror, quien señala que Kirk, cuya fortuna se estimaba en 61 millones de dólares, destinó 50 millones a su entidad benéfica, la Fundación Douglas, cuyo objetivo es “ayudar a aquellos que de otra manera no podrían ayudarse a sí mismos”.

En su misión, la página web de la Fundación resalta que “su enfoque principal es mejorar la educación y la salud, fomentar el bienestar y, lo más importante, desarrollar nuevas oportunidades para los niños que tienen nuestro futuro en sus manos”.

De acuerdo conel medio, algunos de los beneficiarios de la fortuna son la Universidad de St. Lawrence, donde se financia una beca para estudiantes de minorías y desfavorecidos; el Teatro Kirk Douglas de Culver City; el Hospital de Niños de Los Ángeles y el Templo Sinaí de Westwood, que alberga el Centro de Infancia Kirk y Anne Douglas.

No se dijo para donde irán a parar los 11 millones de dólares restantes, aunque los 300 millones de dólares que tiene como patrimonio Michael, hacen pensar que no le apura mucho que su papá no le haya dejado un dólar de herencia.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here