Un grupo de científicos rusos y japoneses logró revivir células de Yuka, cría de mamut que vivió hace 28 mil años en la república rusa de Sajá, descubrimiento,  que implica que la clonación de mamuts esté cada día más cerca que nunca de ser una realidad.

Una investigación de la Universidad de Kindai, ubicada en Osaka, trasplantó núcleos celulares de la médula ósea y el tejido muscular de Yuka a ovocitos de ratón, gracias a que los restos de la cría de mamut estaban bien conservados en el permafrost siberiano, cerca de las costas del océano Ártico.

El experimento dio resultado en 21 de los 24 núcleos celulares insertados se observó signos de actividad biológica.

Kei Miyamoto, uno de los científicos del equipo de la Universidad de Kindai, explica que 5 mostraron las reacciones biológicas que ocurren justo antes de que comience la división celular.

“Esto sugiere que, a pesar de los años que han pasado, la actividad celular aún puede ocurrir y partes de ella pueden recrearse”, sostuvo Miyamoto para la revista Nature.

No obstante, en ninguno de ellos se observó la división celular real necesaria para el nacimiento de un mamut. Los científicos sostienen que esto se debe al daño en el ADN.

Los científicos no piensan detenerse, así que todavía es posible ver a un pequeño mamut caminando por las calles de un zoológico. Actualmente, los investigadores están buscando métodos alternativos.

“Necesitamos nueva tecnología, queremos probar varios enfoques”, afirmó Miyamoto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here