Lo ocurrido este fin de semana en un torneo de judo es para Ripley, ya que un judoka puede perder de infinidad de maneras, pero esto es inaudito y hasta tonto…pero sucedió

Así es, ocurrió durante un combate celebrado en el marco del torneo Grand Slam de judo, en la bella capital azerbaiyana, Bakú, cuando el judoka portugués, Anri Egutidze comenzaba su participación con un combate.

Se puso en posición, el árbitro dio la señal para iniciar la justa y fue entonces cuando a Anri se le cayó de su kimono un teléfono celular.

El rival de Egutidze, era nórdico Robin Paseka, quien a notar lo que había salido del kimono del luso, tomó el móvil y se lo mostró el réferi, quien de inmediato decretó la derrota de Anri

El motivo de su eliminación fue que está prohibido llevar objetos extraños al tatami.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here