Hace ya 54 largos años que las estaciones de radio del mundo, o al menos muchas de ellas, decidieron aplicarle un boicot a los melenudos de Liverpool, The Beatles. La causa,  un comentario hecho por el irreverente John Lennon, considerado como el de pensamiento más agudo entre los melenudos británicos, y quien dijo que The Beatles eran más populares que Jesucristo.   

La frase  que después matizaría John para terminar con el entuerto, la pronunció en marzo de 1966, pero fue hasta el 4 de agosto que, luego del enojo causado en estados Unidos, las radiodifusoras anunciaron el boicot.

Lennon dijo que el Cristianismo estaba en decadencia y que los Beatles se habían vuelto más populares que Jesucristo, durante una entrevista con Maureen Cleave para el diario británico London Evening Standard, comentario que no generó   ninguna reacción.

El periódico publicó una serie semanal de artículos titulados «¿Cómo vive un Beatle?», con la participación de Lennon, Ringo, George y McCartney, artículos fueron realizados por Maureen Cleave,​ que los había entrevistado desde el inicio de la Beatlemanía en Reino Unido

Cleave entrevistó a Lennon el 4 de marzo de 1966 y encontró en la casa de John un crucifijo de tamaño real.​ El artículo de Cleave mencionó que Lennon estaba «leyendo mucho sobre religión»,​ y citó un comentario que él hizo en el que decía que el Cristianismo se irá. Desaparecerá y se encogerá. No necesito discutir sobre eso, tengo razón y voy a tener razón. Nosotros ahora somos más populares que Jesús, no sé qué se irá primero, si el rock and roll o el Cristianismo. ​

El jefe de prensa de los Beatles, Tony Barrow, le ofreció a Datebook, revista estadounidense para adolescentes, los derechos de las 4 entrevistas. para mostrarle a los fans que los Beatles estaban progresando. ​Datebook retomó lo dicho por Lennon  en agosto y ello dio inicio a muchas protestas sobre todo en la zona sudeste de  Estados Unidos, al grado de que los discos de los Beatles fueron prohibidos en la radio y quemados públicamente.

​Art Unger, editor de arte puso la frase de Lennon en su portada cortando la misma, y la inconformidad de DJ’s y seguidores inició. en Birmingham, Alabama, en la radio WAQY. La molestia brincó  a la primera plana del New York Times el 5 de agosto y muchas estaciones radiales vetaron la música de los Beatles, con excesos como los de algunas estaciones del sur de Estados Unidos que organizaron manifestaciones y llamaron a quema Discos de los Beatles y recuerdos de la banda.

Más aún, las conferencias de prensa fueron canceladas y hubo amenazas porque, de paso, el enojo coincidió con la gira del grupo por Estados Unidos de 1966. Varios eventos de la gira tuvieron interrupciones y hubo hasta una protesta del Ku Klux Klan, todo lo cual obligo al propio Lennon y a Brian Epstein, mánager del cuarteto  de Liverpool a organizar conferencias de prensa para aclarar lo expresado por John

Los Beatles empezaron su gira por los Estados Unidos el 11 de agosto de 1966. Asistieron a una conferencia de prensa en Chicago, en la que Lennon no quería disculparse, pero Epstein y Barrow le aconsejaron que lo hiciera y dijo bromeando: «si yo hubiera dicho que la televisión era más importante que Jesús, podría no haber pasado nada», pero subrayó que él simplemente estaba comentando sobre cómo otras personas vieron y popularizaron la banda.​

Esta sería la última gira de los Beatles, en buena parte porque consideraban que la gente ya no acudía a escuchar sus conciertos sino a verlos a ellos, y la polémica de Lennon se convirtió en el colofón, por lo que el nuevo paso fue que los melenudos de dedicaran solo al trabajo de estudio. su siguiente álbum sería una joya de la música: ​ Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band en 1967.​

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here