El japonés Takuma Sato hizo historia al obtener a bordo de su monoplaza Honda del equipo Rahal Letterman Lanigan Racing, la victoria en la edición 104 de las 500 Millas de Indianápolis.

Sato logró en este año del coronavirus su segunda corona en esta mítica carrera, la más importante del calendario anual del automovilismo en Estados Unidos.

El nipon adelantó en la parte final a Scott Dixon en una carrera interesante, dramática y en la que 8 autos no alcanzaron la bandera de cuadros.

Detrás del japonés y el neocelandes cruzó la meta el estadounidense Santino Ferrucci, mientras que el novato mexicano Patricio O’Ward dio la sorpresa terminando en sexto lugar.

Sato ganó por primera vez la Indy 500 en 2017 con el equipo de Andretti Autosport.

La carrera de este 23 de agosto no colmó por primera vez las tribunas del circuito de Indianápolis devido al brote de coronavirus y tuvo una suspensión en la vuelta 194 al producirse un accidente del estadounidense Spencer Pigot, sin consecuencias de gravedad.

El español Fernando Alonso tuvo una actuación discreta y terminó en la posición 21

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here