Con relación a la difusión de imágenes sobre el feminicidio de Ingrid Escamilla Vargas, la Secretaría de Gobernación condenó nuevamente y en un comunicado  la publicación y difusión de dicho material que revictimiza, privilegia el sensacionalismo y el morbo.

Para la dependencia federal, atenta contra la dignidad, intimidad e identidad de las víctimas y de sus familias.

Señala que el día de la lamentable publicación del material gráfico, la titular de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, expresó vía Twitter que: “el feminicidio de Ingrid y las agresiones a muchas otras mujeres, son actos inaceptables e indignantes; condeno enérgicamente estos hechos y a los responsables de publicar imágenes del crimen”.

En este sentido, en el marco de la conferencia matutina hoy, el presidente Andrés Manuel López Obrador instruyó a la dependencia federal en virtud de las facultades que le confiere la ley en la materia,para  realizar una valoración exhaustiva respecto a las responsabilidades y consecuencias jurídicas de estos hechos, a fin de que no queden impunes.

Apunta que una vez desahogados los procedimientos se emitirá la resolución correspondiente y llama a las autoridades federales, estatales y municipales del país, en especial a las que tienen los temas de seguridad pública y procuración de justicia, para que tomen las medidas de protección que ordena el Código Nacional de Procedimientos Penales, y que nunca más se filtren imágenes de las víctimas en este tipo de hechos, especialmente en los casos de feminicidio.

También llama a que se apliquen las sanciones correspondientes a los servidores públicos que resulten responsables.

Aclara Gobernación que la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia la faculta para vigilar y promover directrices para que los medios favorezcan la erradicación de todo tipo de violencia, y se fortalezca la dignidad y el respeto de las mujeres, así como sancionar a los medios que no cumplan con ello.

Adicionalmente, se hace un llamado a los medios de comunicación convencionales y digitales, así como a las directivas de las plataformas de redes sociales, para que eviten difundir imágenes de hechos vinculados con feminicidios o de algún otro crimen en los que se haga apología del delito, impliquen revictimización o se lucre exhibiendo la imagen de una víctima.

Añade Segob que la libertad de expresión y de acceso a la información tiene límites, y uno de ellos es vulnerar la dignidad y la integridad de las víctimas, especialmente de violencia de género.  El caso de Ingrid debe ser tomado como un ejemplo de lo que nunca más debe ocurrir.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here