La comisión Europea denunció en esta semana a las empresas automotrices BMW, Daimler y Volkswagen, por restringir la competencia, y envió un pliego de cargos a los 3 fabricantes alemanes en los que se les acusa de haber pactado una limitación del desarrollo de su tecnologías destinadas a reducir las emisiones de sus vehículos.

Margrethe Vestager, comisarias europea de competencia, señaló que este tipo de acuerdos viola las normas de competencia de la Unión Europea, y puntualizó que  “se ha negado a los consumidores la oportunidad de comprar coches con la mejor tecnología posible”.

Agregó que “la Unión Europea permite a las empresas pactar para mejorar sus productos, pero no para lo contrario”.

Según la investigación de la Comisión, los acuerdos de ‘no competencia’ entre BMW, Daimler (Mercedes) y el grupo Volkswagen (que incluye a Porsche y Audi), tuvo lugar de 2006 a 2014 en reuniones técnicas, acordando retrasar la introducción de filtros de partículas con los cuales reducir las emisiones en vehículos de gasolina de inyección directa.

Respecto a los diésel, también habrían acordado disminuir la eficacia de sus sistema de reducción catalítica.

Las 3 empresas podrán defenderse de las acusaciones de la Comisión, mismas  que derivar en multas de hasta el 10% de su facturación anual, y el organismo comunitario recuerda que en ningún caso, su investigación versa sobre una posible violación de la legislación medioambiental, a pesar de que el resultado de sus negociaciones derivó en la fabricación de coches más contaminantes.

La investigación también es independiente de otra relacionada con el falsificación de resultados de pruebas de emisiones, que implicó directamente a Volkswagen.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here