Un grupo de investigadores asegura en Japón que pudo confirmar la efectividad de las mascarillas a la hora de frenar la propagación de los virus, así como reducir su entrada en el organismo, usando en su experimento maniquíes y patógenos del nuevo coronavirus.

El experimento fue realizado por un grupo de investigadores del Instituto de Ciencias Médicas de la Universidad de Tokio encabezado por el profesor Kawaoka Yoshihiro y el profesor adjunto Ueki Hiroshi.

En las pruebas, los investigadores colocaron 2 maniquíes uno frente al otro en un laboratorio. Uno de ellos estaba preparado para expulsar gotículas o aerosoles con el nuevo coronavirus. El otro disponía de un mecanismo que inhalaba aire imitando la respiración humana.

Uno de los experimentos consistió en poner una mascarilla en el maniquí que podía inhalar. Como resultado, la cantidad de virus que absorbió se redujo en 17 % con un cubrebocas de tela y 47 % con una mascarilla quirúrgica convencional.

Cuando colocaron una mascarilla al maniquí que expulsaba virus, tanto el cubrebocas de tela como la mascarilla quirúrgica reducían la inhalación de patógenos por parte del otro maniquí en más del 70 %, a pesar de que este último no llevaba cubrebocas.

Sin embargo, los investigadores señalan que, cuando probaron a poner mascarilla a los 2 maniquíes, no se pudo evitar por completo la transmisión de virus, con lo cual el profesor Kawaoka declaró que con su estudio confirmó la importancia de llevar mascarilla de forma apropiada, aunque no bloquea al 100 % el paso de los patógenos. (NHK)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here