La ‘startup’ Slightly Robot ha desarrollado un brazalete que vibra cuando dirigimos las manos a la cara, toda vez que una de las principales vías de contagio por coronavirus es a través de la cara, y porque llevarse las manos sucias al rostro es uno de los mayores peligros acción que podemos realizar hasta 2 mil veces al día.

Se denomina Immotouch,  y tiene sensores que reconocen la posición de la muñeca. En el proceso de calibración de esta en el espacio, el brazalete puede detectar posturas que indican que estaríamos moviendo nuestras manos hacia la cara, las cuales deben estar previamente registradas en una aplicación para el móvil.

Entonces, si el aparato de Slightly Robot descubre una de estas posiciones, empieza a vibrar y alerta al portador de lo que inconscientemente, iba a hacer.

Una herramienta se este tipo se halla en proceso de evaluación por parte de un equipo encabezado por el investigador del departamento de Psicología Biológica y de la Salud de la Universidad Autónoma de Madrid Javier Virués.

Bajo el nombre SafeHands, el centro educativo español colabora junto a la asociación ABA España y Slightly Robot en este proyecto científico para el que recluta a participantes de España, Reino Unido y Estados Unidos, quienes recibirán el brazalete por correo, seguirán las indicaciones de uso que les marque el equipo investigador y tendrán que enviar diariamente los datos recogidos a los científicos para su análisis.

A partir de los resultados, se determinará la utilidad de Immotouch en la lucha contra el coronavirus, y de acuerdo con explicaciones hechas por Virués a la agencia noticiosa Efe, “el brazalete se cree ayudaría a eliminar la conducta al presentar una leve penalización. Es de esperar que la mera presencia del brazalete llegue a tener un efecto disuasorio sobre la conducta de tocarse la cara una vez la persona se haya expuesto varias veces a la vibración”.

En el caso de que el uso de los brazaletes sea aprobado, Virués considera que solo se tendría que utilizar en contextos de alto riesgo de contagio, como las visitas a supermercados o centros sanitarios.

Además, cree que se debería llevar un brazalete en cada muñeca ante “la aparente ausencia de dominancia manual de la conducta de contacto facial”.

En tanto llega el brazalete, los expertos recuerdan lavarse las manos con asiduidad, usar pañuelos desechables para rascarse, mantener las manos ocupadas con algún objeto y estar tranquilo, ya que la ansiedad y el estrés incrementan el número de veces que nos tocamos la cara.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here