Más de la mitad de los centros de salud en Beirut no están operativos tras la explosión de la semana pasada en el puerto, según una evaluación de la Organización Mundial de la Salud.

El resto de las clínicas funcionan parcialmente, dependiendo de los daños que hayan sufrido.

Además, 3 de los principales hospitales de Beirut no están abiertos y otros 3 están operando a menor capacidad, por lo que se han perdido unas 500 camas con importantes repercusiones para la respuesta de la pandemia y otros problemas de salud.

“Una de las responsabilidades colectivas de las autoridades libanesas y socios como la OMS es restablecer la funcionalidad de todas las clínicas que se pueda lo más rápido posible para abordar las necesidades por la pandemia de COVID-19 y otras necesidades esenciales de salud de la comunidad”, dijo el director regional de emergencias de la OMS, Richard Brennan.

Las autoridades habían detectado un aumento en el número de casos de coronavirus ya antes de la explosión, que ahora añade importantes retos para controlar los contagios. La OMS ha enviado 25 toneladas de equipos de protección personal y los está distribuyendo en los centros de salud. (Naciones Unidas)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here