Un grupo de desconocidos trató de robar los restos del temido jefe nazi Reinhard Heydrich de una tumba anónima en el Cementerio de los Inválidos en Berlín, Alemania.

De acuerdo con reportes policiales que reproducen medios locales, un empleado del panteón descubrió el pasado 12 de diciembre que la tumba del sanguinario nazi había sido abierta, y dio aviso a las autoridades.

Luego de inspeccionar el sitio, se concluyó que no fue retirado nada de la sepultura de Heydrich oficial de las SS y uno de los principales arquitectos del Holocausto. Presidió en enero de 1942 la Conferencia de Wannsee, donde los líderes de la Alemania hitleriana aprobaron la ‘decisión final’, que significó el intento de exterminio en masa de los judíos.

Aunque hasta el momento no hay sospechosos, se cree que los culpables habrían obtenido información sobre la localización de la tumba, que después de la Segunda Guerra Mundial quedó sin lápida, anónima, para evitar que se convirtiera en un lugar de peregrinación neonazi.

Heydrich fue ‘protector’ de la región checha de Bohemia y Moravia, territorio ocupado por los nazis, y fue conocido como el “Carnicero de Praga” por a sus brutales políticas de terror y sus acciones represivas.

Heydrich murió en la capital checa en junio de 1942 en un atentado, cuando agentes checos hicieron estallar una bomba bajo su coche.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here