El primer ministro australiano, Scott Morrison, visitó una de las zonas afectadas por los incendios forestales, pero se vio obligado a abandonar su reunión con los habitantes de la ciudad de Cobargo, en el estado de Nueva Gales del Sur.

Los vecinos del lugar le recriminaron su  gestión en el desastre, lo insultaron y le hicieron duros comentarios.

El Premier  visitó la ciudad para reunirse con los servicios de emergencia y dar su apoyo a las víctimas después de que el fuego arrasara el lugar el lunes 30 de diciembre, dejando un saldo de destrucción y 2 muertes.

Habitantes de Cobargo reprobaron la visita de Morrison y un ciudadano le dijo que debería estar “avergonzado de sí mismo” y que había “dejado que el país se quemara”.

Las críticas se debieron a que el político estuvo de vacaciones familiares en Hawái mientras los incendios forestales se propagaban por todo el país.

Calificado por otro ciudadano de idiota, el primer ministro aceptó las críticas y expresó que comprendía la situación.

“Entiendo los fuertes sentimientos que tiene la gente; lo han perdido todo”, dijo el primer ministro.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here