El Banco Mundial y el FMI publicaron una declaración conjunta en donde llaman a los acreedores bilaterales a suspender los pagos de la deuda de los países de la Asociación Internacional de Fomento que soliciten un período de gracia, lo cual tendría carácter inmediato debido a la pandemia del coronavirus.

 

La declaración conjunta del Banco Mundial y el FMI va dirigida a los países del G-20, cuyos líderes se reunirán el jueves en una cumbre virtual de urgencia para abordar la situación de crisis sanitaria global provocada por la propagación del covid-19.

 

La propuesta prevé la evaluación e identificación por parte de dichas instituciones financieras “a los países con situaciones de deuda insostenibles”, así como la elaboración de “una propuesta sobre el accionar exhaustivo de los acreedores oficiales bilaterales para atender las necesidades de los países de la AIF en cuanto a financiamiento y a alivio de la deuda”.

 

La mayoría de los 76 países que pueden tener acceso a recursos de la Asociación Internacional de Fomento tienen un ingreso nacional bruto per cápita por debajo de 1,175 dólares, un umbral que es actualizado anualmente.

 

Por su parte, dirigentes de 9 países de la Unión Europea entre los que destacan España, Francia e Italia, solicitaron la aplicación de un instrumento de deuda común para responder ante el coronavirus y recaudar fondos para apoyar al sector salud en la lucha contra el covid-19 y a la población.

 

En una carta dirigida al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, explican que “necesitamos trabajar en un instrumento de deuda común emitido por una institución europea para recaudar fondos en el mercado”.

 

El comunicado fue firmado también por dirigentes de Portugal, Irlanda, Luxemburgo, Eslovenia, Bélgica y Grecia, e indican que “este instrumento de deuda común debería tener un tamaño suficiente y un vencimiento prolongado para ser completamente eficiente y evitar riesgos de vuelco ahora como en el futuro”.

 

El documento fechado el 25 de marzo, se elaboró después de que los ministros de la zona euro no lograran acordar la emisión conjunta de deuda de eurobonos. Señalaron que el fondo de rescate denominado Mecanismo Europeo de Estabilidad de la zona euro extendería las líneas de crédito preventivas como un colchón de seguridad.

 

Asimismo, apuntan que podrían explorar herramientas como la financiación específica para el gasto relacionado con el covid-19 en el presupuesto de la Unión Europea para 2020 y 2021.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here