El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró este viernes que existen intereses políticos detrás del conflicto entre campesinos y miembros de la Guardia Nacional por la toma de una presa en el estado de Chihuahua, y en el marco del acuerdo vigente desde 1944 con Estados Unidos mediante el cual el país debe entregar agua al vecino del norte.

El jefe del Ejecutivo federal dijo en su conferencia de prensa mañanera de  hoy que “la información esa es nuestra defensa ante los conservadores y corruptos que manipulan”, e indicó que los campesinos tienen garantizado 100 % del abasto de agua para el ciclo agrícola actual.

Expresó que esperaba que la gente tenga toda la información. “Que no se dejen manipular, porque lo que sucedió antier, el día del enfrentamiento y la toma de la presa, que es una instalación federal, evidentemente tuvo que ver con un movimiento político y con un acarreo”.

López Obrador no descartas sin embargo que hubiera “gente preocupada de que se pueda quedar sin agua, agricultores que tienen el legítimo derecho al agua”, al tiempo que envió sus condolencias por la muerte de una mujer tras los enfrentamientos, en hechos que vinculan a la Guardia Nacional y no han quedado claros.

Existen versiones en el sentido de que personal de seguridad disparó contra un vehículo donde viajaban civiles, mientras uniformados transportaban a presuntos criminales detenidos y ya se investiga para ver si hubo un abuso por parte de elementos de la Guardia. de haber elementos, habrá castigos.

El presidente señaló de paso a políticos de la oposición que han convocado a movilizaciones en Chihuahua por el tema del agua.

Blanca Jiménez, directora de la Comisión Nacional del Agua, explicó que el tratado entre México y Estados Unidos permite compartir el agua entre los 2 países, y en él,  nuestro país recibe 4 veces más agua de la que aporta y tiene flexibilidad en la entrega mediante ciclos de 5 años.

Estados Unidos debe entregar mensualmente una cantidad en el Río Colorado,  1.850 millones de metros cúbicos anuales, en tanto que México entrega a su vecino del norte 432 millones de metros cúbicos anuales en el Río Bravo.

La funcionaria explicó que las presas de El Granero y Las Vírgenes han entregado el 100 % del agua requerida para cumplir con el tratado, mientras que la presa La Boquilla resta entregar 10 % del volumen de agua previsto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here