Mientras en presidente Donald Trump acudía a una ríspida Cumbre de la OTAN donde incluso fue objeto de las mofas de algunos dirigentes, el Congreso de Estados Unidos inició un debate jurídico para determinar si los señalamientos contra el presidente Donald Trump justifican un juicio político tras 2 meses de investigación,

El jefe del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerry Nadler, explicó al inicio de la audiencia para discutir el marco constitucional del proceso de destitución que Trump “estaba dispuesto a comprometer” la seguridad de Estados Unidos para su beneficio personal.

Más aún, el congresista encargado de redactar los eventuales artículos de una acusación contra el presidente, advirtió que Ss no actuamos ahora”, Trump seguramente “intentará solicitar interferencia extranjera nuevamente” en las elecciones.

Por su parte, los republicanos, decididos a interrumpir el curso de la audiencia, denunciaron una “farsa”, y para el congresista Doug Collins, “esto no es un juicio político” sino “una pérdida de tiempo”, en un escenario en el que el mandatario se encuentra en serios problemas tras solicitarle a Ucrania investigar a uno de sus posibles rivales en las presidenciales de 2020, el demócrata Joe Biden, y los negocios de su hijo en ese país europeo.

La Cámara de Representantes inició un procedimiento encaminado a destituir a Trump y confió la investigación al Comité de Inteligencia, que concluyó que el gobernante había “puesto sus intereses personales y políticos por encima de los intereses nacionales, intentado socavar la integridad del proceso electoral estadounidense y puesto en peligro la seguridad nacional”.

El mandatario asegura haber estado en su derecho pero la oposición demócrata, mayoritaria en la Cámara Baja, lo acusa de abuso de poder para favorecer su campaña a la reelección en 2020, al congelar una ayuda militar de 400 millones de dólares destinada a ese país en conflicto con Rusia.

El Comité Judicial podría analizar hasta 4 cargos contra Trump: abuso de poder, corrupción, obstrucción del Congreso y obstrucción de la justicia. Luego de que sean redactados, los artículos de acusación serían sometidos a votación plenaria en la cámara baja del Congreso.

La ventaja del presidente es que aunque demócratas lo aprueben en la Cámara de Representantes donde son mayoría, los republicanos harán valer la suya en el Senado,  frenando el proceso de destitución, más por impedir la caída de los suyos del poder, que por defender la legalidad del proceso y sancionar los actos del presidente, que por cierto, canceló una conferencia de medios y salió visiblemente enojado de Inglaterra.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here