Corea del Sur dio un paso adelante y este martes puso en marcha la nueva temporada del béisbol profesional, en estadios sin púbico. Luego de semanas de paciente espera por la pandemia del coronavirus, los umpires usaron mascarillas y las animadoras bailaron frente a hileras de butacas vacías.

Para lograrlo, la Organización de Béisbol de Corea del Sur implementó varias medidas preventivas para crear un ambiente seguro para jugar.

Aasí, jugadores y entrenadores serán sometidos a pruebas de temperatura antes de ingresar a los estadios, mientras que los umpires, así como coaches de primera y tercera base tendrán que portar barbijos durante todo el juego. Los peloteros tienen prohibido firmar autógrafos y dar palmadas a sus compañeros sin guantes.

Tampoco se puede mascar tabaco para prevenir que escupan, y tendrán que utilizar máscaras y guantes de látex en los centros de entrenamiento.

Se pudo apreciar rostros en las gradas de un estadio, pero eran fotos de personas. No se permitirá el ingreso de los aficionados a los estadios por lo pronto.

En cambio, las voces de los jugadores se podían escuchar con absoluta claridad desde las cuevas. Los aficionados no tendrán permiso de ir a los partidos hasta que la KBO esté convencida de que el riesgo de infección fue minimizado.

La liga profesional de fútbol del país iniciará el viernes, también sin espectadores en los estadios.  (AP)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here