La Unidad Especializada en Investigación y del Caso Ayotzinapa señaló este martes que en su trabajo encaminado a esclarecer los hechos ocurridos en la noche del 26 y 27 de septiembre de 2014, y dar con el paradero de los estudiantes desaparecidos tiene sus primeros resultados.

De acuerdo con su titular, Omar Gómez Trejo, la Unidad empezó a recibir información sobre diversos lugares del paradero de los estudiantes, siendo alrededor de más de 20 acciones de investigación de búsqueda desde que se creó esta Unidad.

La Unidad reporta que los días 21 al 29 de noviembre de 2019 se realizó una acción de búsqueda en un punto ubicado en el municipio de Cocula, Guerrero, conocido como “Barranca de la Carnicería, Ejido de Cocula”, que no es el Basurero de Cocula, ya que la Barranca se encuentra a más de 800 metros de distancia de donde se crea la narrativa de la verdad histórica.

En la diligencia, acompañada por peritos de la FGR, se recuperaron 15 indicios, embalados en el lugar para su procesamiento, en presencia de representantes de las familias y de la Comisión Presidencial.

El 26 de febrero pasado, la evidencia recuperada fue analizada en las instalaciones de los servicios periciales de la Fiscalía General de la República, en presencia de representantes de las familias, personal de servicios periciales y especialistas del Equipo Argentino de Antropología Forense. .

Se eligieron 6 piezas que los equipos periciales estimaron eran susceptibles de ser procesados para la extracción de ADN, por lo que fueron enviadas en valija diplomática, por mi persona al Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck, en Viena, que se especializa en el procesamiento de restos severamente dañados.

Gómez Trejo explicó que la diligencia contó con el acompañamiento del Equipo Argentino de Antropología Forense, tanto en el traslado como en la entrega de indicios a la Universidad de Innsbruck, quien podría entregar resultados en un plazo de 3 a 5 meses.

El 19 de junio pasado, la Universidad de comunicó a la Unidad a y al Equipo Argentino que luego de los análisis a las piezas óseas, una corresponde al estudiante Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los normalistas desaparecidos el 26 de septiembre de 2014.

Para mayor certeza, los resultados fueron analizados por el Equipo Argentino de Antropología Forense, que terminó su revisión el 4 de julio, concluyendo que una de las piezas óseas enviadas al Laboratorio de Innsbruck pertenece a una extremidad inferior de Rodríguez Telumbre.

El titular de la Unidad Especial acudió el pasado fin de semana a Tixtla, Guerrero para informar a la familia sobre la identificación, explicarles cómo sucedió el hallazgo y responder a sus preguntas, información que compartió con la Comisión Presidencial. En esta visita a Tixtls, tuvo apoyo de las organizaciones que representan a las familias, del Subsecretario Alejandro Encinas, de la Comisión Presidencial del Caso Ayotzinapa; y de Mercedes Doretti del Equipo de investigadores Argentinos de manera virtual, para explicar los resultados de los estudios genético.

De igual forma, destacó que a más de 5 años de los hechos, ha sido identificado un resto humano perteneciente a una de las víctimas, el cual no fue tirado ni encontrado en el Basurero de Cocula, ni en el río San Juan, por lo que como lo señaló el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, la verdad histórica se acabó y el caso sigue abierto. .

Aclaró que las líneas de investigación que podrían esclarecer cómo el fragmento óseo hoy identificado fue llevado hasta el lugar del hallazgo, aún tienen que consolidarse. Para ello, se cuenta con el valioso apoyo de las y los expertos del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes. .

Gómez Trejo añadió que la Unidad hará otro envío de restos a la Universidad de Innsbruck, seleccionados de forma consensuada entre los peritos de la Fiscalía y las especialistas argentinos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here