Dorian provocó “condiciones catastróficas” al golpear el noroeste de Bahamas, siendo según meteorólogos el huracán más fuerte jamás registrado en la región. La tormenta avanzó lentamente, sobre las islas arrojando hasta 60 centímetros de lluvia en algunas áreas y provocando olas de 3 a 4,5 metros de altura.

El Departamento de bomberos y rescate de voluntarios de Hope Town confirmó que el violento paso de este huracán de categoría 5, cuya velocidad ha superado los 297 kilómetros por hora, ha dejado casas destruidas y techos arrancados.

Hubert Minnis, primer ministro del archipiélago de 700 islotes ubicados entre Florida, Cuba y Haití, pidió a la población refugiarse de inmediato y las redes sociales registraron en videos el resultado del paso de Dorian por Islas Ábaco, donde se registraron inundaciones de grandes proporciones.

Algunas imágenes muestran auténticos ríos de aguas en carreteras de Islas Ábaco con casas con techos destrozados y gente que trata de refugiarse en las partes altas de sus viviendas, por lo que bomberos realizarán una evaluación de los daños tan pronto la tormenta deje la isla. ”

Ahora no es momento de entrar en pánico, ahora es el momento de planificar cómo comenzar a recuperarse”, publicó el Departamento en las redes sociales.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que además de Florida, los estados de Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia y Alabama se verán “probablemente más afectados de lo esperado” por el paso del ciclón Dorian, que avanza hacia la costa este del país.

El mandatario dijo en su cuenta de Twitter, que pidió a los ciudadanos “tener cuidado” luego de afirmar que Dorian podría ser “uno de los huracanes más potentes de la historia”.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos califica a Dorian como un huracán de categoría 5 luego de que alcanzara vientos máximos sostenidos de 260 kilómetros por hora, y se estima que sus vientos máximos podrían alcanzar los 290 kilómetros por hora.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, declaró el estado de emergencia en los 100 condados del estado ante la llegada del huracán, y de acuerdo con un comunicado publicado en su web oficial, esto permitirá movilizar recursos del estado y abre la puerta a las autoridades locales para solicitar ayuda federal.

Según el Centro Nacional de Huracanes, Carolina del Norte “empezará a sentir los vientos y lluvias de la tormenta el miércoles”, luego de que el meteoro tocara tierra en las Bahamas el domingo con una fuerza que iguala el récord de huracanes en el Atlántico, establecido en 1935.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here