Varios sindicatos argentinos efectuaron el martes un paro general contra la política económica del Gobierno de Mauricio Macri, con un saldo de 32 detenidos por ataques autobuses y bancos, en una jornada en la que el sector más afectado fue el del transporte, lo mismo por cancelaciones de vuelos nacionales e internacionales, el cierre del metro de Buenos Aires y pocas líneas de autobuses urbanos.

Además, varias amenazas de bomba obligaron a cerrar varias estaciones de tren y dificultaron más el transporte de viajeros.

La huelga no tuvo el aval de la Confederación General del Trabajo de la República Argentina, la mayor central sindical del país, evidenciando diferencias dentro del sector gremial, en momentos de graves dificultades económicas en Argentina, país donde más de 405 de niños y adolescentes, es pobre.

Las escuelas cerraron sus puertas universidades y los bancos hicieron lo propio, en tanto que los hospitales operaron con servicios mínimos y se redujo el transporte de mercancías.

“Cada vez que el Gobierno nos dice que ratifica el modelo económico, nosotros ratificamos que vamos a seguir peleando contra este modelo económico de hambre, entrega y de ajuste”, dijo el secretario adjunto del Sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, en el mitin celebrado en la Plaza de Mayo de Buenos Aires.

Durante las movilizaciones, dirigentes obreros pidieron el regreso del peronismo al poder en las elecciones de octubre próximo, demandando la vuelta de “un gobierno nacional y popular, no solo hay que soñar con ganarle a Macri, hay que ganar la calle: no hay que abandonar un solo minuto la lucha”.

Por su parte, el presidente Macri ratificó su gestión, aunque no sea “fácil” dejar atrás “80 años de ocultamiento, de mentiras, de corrupción, de promesas incumplidas”, y agregó que “este es el momento de demostrar cuánto coraje tenemos, cuánta convicción tenemos, en este momento, más que nunca, en que el mundo o los mercados están dudando si nosotros vamos a volver atrás”.

El Instituto Nacional de Estadísticas informó que la actividad económica registró en febrero pasado una caída del 4,8 % en comparación con el mismo mes de 2018, por lo que son ya 10 meses en retroceso.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here