Una nave espacial china no tripulada se posó en la Luna, lo que representa un logro enorme para el programa espacial del país asiático, y cuyo siguiente paso es traerla de regreso a la Tierra con muestras de suelo lunar. Todo un reto

La sonda china Chang’e-5 “alunizó en la cara visible de la Luna el martes por la tarde”, indicó la agencia estatal de noticias, citando a la Administración Espacial Nacional China, y el objetivo de la misión es traer muestras de polvo y rocas lunares, para ayudar a los científicos a entender mejor los orígenes de la Luna, su formación y actividad volcánica en su superficie.

China podría convertirse en el tercer país que extrae muestras del satélite, luego de que Estados Unidos lo hiciera en los años 1960 y la antigua Unión Soviética en la década de los años 70.

Chang’e-5 va a recolectar 2 kilos de material de la superficie en una zona inexplorada conocida como Oceanus Procellarum, una vasta llanura de lava de acuerdo con la revista Nature.

Se espera que la nave recoja el material en un día lunar, el equivalente a unos 14 días en la Tierra, y las muestras serán enviadas a la Tierra en una cápsula que debe aterrizar en Mongolia a principios de diciembre, de acuerdo con la NASA

China ha invertido miles de millones de dólares en su programa espacial, con la esperanza de contar con una estación espacial tripulada para 2022 y, aspirar a  enviar humanos a la Luna.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here