El medio de comunicación belga RTBF reveló que la hija ilegítima del rey belga Alberto II, Delphine Boel, obtuvo su derecho al título de princesa tras una larga lucha judicial por ser reconocida.

La corte de apelaciones de Bruselas determinó que la artista de 52 años tiene los mismos derechos que los otros hijos del exmonarca y que por ello, de ahora en adelante llevará el nombre de su padre, de Sajonia-Coburgo Gotha.

Asimismo, sus hijos, Joséphine y Oscar, también se convierten en princesa y príncipe de Bélgica.

El proceso judicial data de 2013, cuando Boel con el apoyo de su madre, quien afirmaba haber sido amante de Alberto II durante varios años, reclamó una prueba de ADN.

Sin embargo, el test se hizo recién en enero de este año, y posteriormente el exrey reconoció que es el padre biológico de la mujer.

Uno de los abogados de Boel dijo que ella “está feliz con esta decisión de la Justicia, que pone punto final a un largo proceso, particularmente doloroso para ella y su familia. Una victoria judicial nunca reemplazará el amor de un padre, pero ofrece un sentimiento de justicia”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here