Por mucho tiempo, algunos alimentos han sido señalados por ser muy calóricos o estar relacionados con ciertas enfermedades. Contra lo que se cree, su consumo diario no solo es factible, sino en muchos casos, recomendable.

Al contrario de solo contar las calorías de los alimentos, lo más sano a la hora de alimentarse es fijarse en los nutrientes que ofrecen y el papel que cumplen en la dieta. Ejemplo de estos alimentos los hay, y son variados.

Huevo: por mucho tiempo, el consumo de huevo se asoció con un aumento en las tasas de colesterol, pero la realidad es distinta. Según Natalia Calvet, experta en hábitos saludables, está bien comer hasta un huevo al día.  “Es una fuente de grasas sanas, proteínas y vitaminas interesantes para el organismo”, dijo al diario La Vanguardia.

Sin embargo, consumir huevo todos los días no es obligatorio, sino sencillamente no es algo que debamos evitar. Los únicos alimentos que son imprescindibles en nuestra dieta diaria son frutas, verduras y hortalizas.

Salmón: uno de los pescados más grasos, pero no hay problema en consumirlos a diario. Según la doctora y nutricionista Nuria Monfulleda, las grasas de este alimento son poliinsaturadas, es decir, son cardiosaludables.

Frutos secos: también han ganado mala fama por ser altamente calóricos, pero en este caso no son solo las calorías lo que importa. Estudios han asociado la ingesta frecuente de estos alimentos a un menor riesgo de problemas cardíacos.

Además, según Calvet, no existe relación entre el consumo de nueces, avellanas, almendras y otros frutos secos con un aumento de peso. Esto, claro está, cuando acompañados de una dieta equilibrada y si son ingeridos con moderación.

Aguacate: se hizo muy popular en el mundo y los últimos años también ganó una dudosa fama por su elevado contenido calórico. Muchas personas que buscan eliminar kilos extras, terminan excluyendo el aguacate de sus dietas. Los expertos, explican que no es del todo necesario hacerlo. “Si bien es cierto que tiene muchas calorías, también aporta grasas cardiosaludables”, dice el nutricionista Miguel López Moreno al diario español.

Leche: pierde cada vez más espacio en el mercado ante otras opciones de origen vegetal. Entre otras cosas, la impopularidad de esta bebida está relacionada con sus altos niveles de ácidos grasos saturados. Pero, según la dietista y nutricionista Ángela Moreno, los ácidos grasos presentes en la leche “tienen entre dos y cinco átomos de carbono, entre los que destaca el ácido butírico, una de las principales fuentes que nutren a los colonocitos y por tanto beneficioso para la salud intestinal”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here