El intenso calor que se ha sentido en estos días en algunas zonas del país, como la Ciudad de México, persistirán hasta el viernes o sábado de esta semana, estimaron científicos del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM.

 Estas condiciones se deben a un patrón de bloqueo, fenómeno que ocurre en los niveles altos de la tropósfera (capa de la atmósfera terrestre que está en contacto con la superficie de la Tierra), a unos 12 kilómetros de altura.

 Los patrones de bloqueo mantienen las condiciones atmosféricas estancadas, lo que da lugar a mucha radiación solar, pocas nubes y altas temperaturas.

Aunque el calor será menos intenso, se mantendrá con alta radiación solar, cielo despejado y temperaturas mínimas de 10 y máximas de 25 grados Celsius en la capital del país, pronostican Christian Domínguez Sarmiento y Diego Adolfo Alfaro Berea.

En el auditorio Julián Adem, los académicos del CCA hablaron de los diversos factores que causan este fenómeno, muy localizado en algunas áreas de nuestro territorio.

Cuando ocurren los patrones de bloqueo, en ciertas zonas del país hay mucho calor y está muy soleado, mientras que en otras se favorecen tormentas durante varios días, y las condiciones no evolucionan, expuso Alfaro.

Por su parte, Christian Domínguez indicó que este fenómeno podría propiciar olas de calor que, de acuerdo a la Organización Meteorológica Mundial (WMO), ocurren cuando hay persistencia de calor, con temperaturas arriba de lo normal, por lo menos tres días.

En la población, los efectos severos son deshidratación, insolación y quemaduras en la piel, mientras que en zonas de mucha vegetación generan incendios.

 “La semana pasada hubo condiciones propicias para la ocurrencia de incendios, pues a una temperatura en la superficie mayor a 30 grados Celsius se sumaron rachas de viento mayores a 30 kilómetros por hora, una humedad relativa de menos de 30 por ciento; es decir, estaba muy seco”, dijo.

Aunque el calor de esta temporada invernal ha sido atípico, no rompió el récord histórico de 2013, señaló Domínguez.

Alfaro descartó una relación directa con el cambio climático. Explicó que el que vivimos es un fenómeno muy localizado en ciertas zonas del país, que no afecta, por ejemplo, al noreste de nuestro territorio, en donde continúa el frío.  

“Es meteorológico, mientras que el cambio climático es global, y para medirlo necesitamos conocer el comportamiento de décadas y a escala mundial”, concluyó

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here