Un informe de Naciones Unidas sobre el estado del planeta dado a conocer este miércoles, advierte que una de cada 4 muertes prematuras y de enfermedades en el mundo están relacionadas con la contaminación y otros daños al medioambiente.

Este informe “Global Environment Outlook”, elaborado durante 6 años por un grupo de 250 científicos de 70 países, apunta que la contaminación atmosférica, los productos químicos que dañan el agua potable y la destrucción acelerada de los ecosistemas vitales para miles de millones de personas están causando una especie de epidemia mundial.

Más aún, aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero y con ellas el calentamiento del planeta, los desarreglos climáticos como las sequías y las fuertes tormentas aumentarán la vulnerabilidad de miles de millones de personas.

El informe utiliza diversas fuentes de datos para calcular el impacto del medioambiente sobre un centenar de enfermedades, y recopila una serie de emergencias sanitarias relacionadas con contaminaciones de todo tipo.

El documento menciona unos 9 millones de fallecimientos en 2015 y explica que las condiciones medioambientales mediocres son responsables “de alrededor de 25% de las muertes y de enfermedades mundiales”. Además, se estima que la contaminación atmosférica causa entre 6 y 7 millones de muertes prematuras al año.

El texto puntualiza que hay una brecha cada vez mayor entre países ricos y pobres, reflejado en un sobreconsumo, contaminación y derroche alimentario en el Norte que precipitan hambruna, pobreza y enfermedades en el Sur.

A falta de acceso al agua potable, 1,4 millones de personas fallecen cada año de enfermedades evitables como diarreas y parásitos relacionados con las aguas contaminadas.

Los productos químicos evacuados al mar perjudican la salud de “potencialmente varias generaciones” y 3.200 millones de personas viven en tierras degradadas por la agricultura intensiva o la deforestación.

Además el uso masivo de antibióticos en la producción alimentaria entraña el riesgo de provocar el nacimiento de bacterias superresistentes que podrían convertirse en la primera causa de muerte prematura a mediados de siglo.

El informe destaca que “se necesitan acciones urgentes y de una envergadura sin precedentes para frenar e invertir la situación”. Para los autores, sin una reorganización de la economía mundial hacia una producción más sostenible, el concepto de crecimiento podría no tener ningún sentido ante las muertes y los costes de los tratamientos sanitarios.

El informe apunta no obstante que la situación no es irremediable e insta sobre todo a reducir las emisiones de CO2 y el uso de pesticidas. El derroche alimentario también debería reducirse: el mundo tira a la basura un tercio de la comida producida (56% en los países más ricos).

La publicación de este informe tiene lugar durante la Asamblea General del Programa de la ONU para el Mediombiente que se celebra en Nairobi.

Según fuentes próximas a las negociaciones, algunos países ricos, con Estados Unidos a la cabeza, amenazan con no acoger “favorablemente” el informe, una mala señal de cara a un futuro acuerdo sobre la reducción del derroche alimentario, el sobreconsumo y las contaminaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here