Autoridades de Egipto dieron a conocer el hallazgo de 75 estatuas de madera y bronce y 5 momias de cachorros de león decoradas con jeroglíficos en la necrópolis de Saqqara, cerca de las pirámides de Giza en El Cairo.

Se trata de gatos momificados, cobras, cocodrilos y escarabajos también fueron desenterrados entre las momias bien conservadas y otros objetos descubiertos recientemente, descubrimiento que de acuerdo con el ministerio de Antigüedades ocurrió al pie del Templo Bastet, dedicado al culto de los gatos entre los antiguos egipcios, en la vasta necrópolis.

El ministro de Antigüedades Khaled El Enany describió el descubrimiento como “un museo por sí mismo”. Dijo que los estudios arqueológicos iniciales mostraron que cinco de las momias son cachorros de león.

Los felinos eran muy importantes en el Antiguo Egipto, sobre todo los gatos, que eran considerados dioses y la necrópolis de Saqqara era un cementerio para estos animales.

Los egipcios creían que los gatos eran manifestaciones de la diosa Bastet, gata del Antiguo Egipto y la diosa de la felicidad y de la armonía, protectora de los humanos y del hogar.

Otros objetos encontrados en la excavación, incluyeron estatuas de un toro de Apis, una mangosta, un ibis, un halcón y el antiguo dios egipcio Anubis en forma de animal, los cuales pertenecen a la XXVI Dinastía que data del siglo VII A.C., de acuerdo con Enany.

El hallazgo incluye una colección de deidades egipcias antiguas en forma de 73 estatuillas de bronce que representan al dios Osiris, seis estatuas de madera de Ptah-Soker y 11 estatuas de Sekhmet, la diosa guerrera de la curación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here