Un grupo de Arqueólogos pertenecientes al Instituto para el Patrimonio Cultural de Noruega, descubrió un asentamiento de casas y barcos vikingos con un georradar que estudiaba los alrededores de la isla de Edoy, al oeste de Noruega.

 

El descubrimiento fue posible gracias al georradar que mapeaba la zona y detectó el contorno de un barco vikingo que se estima tenga unos 1.000 años de antigüedad y mida 19 metros de largo y 14 de ancho.

 

Kut Paasche, jefe del Departamento de Arqueología Digital de NIKU, expresó en la página oficial, que se trata de algo “increíblemente emocionante”, asegurando que la tecnología les ha ayudado de nuevo ha encontrar otra nave, toda vez que “a medida que la tecnología avanza, aprendemos más y más sobre nuestro pasado”.

 

Este hallazgo sorprendió a los expertos, ya que hacía años que no encontraban barcos vikingos, y para Pasche, “este nuevo barco será sin duda de gran importancia histórica y se sumará a nuestro conocimiento, ya que puede ser investigado con los medios modernos de la arqueología”.

 

La investigación comenzó el año pasado cuando empezaron a inspeccionar un área de alrededor de la Iglesia de Edoy con resultados que el Instituto calificó de “prometedores”, por lo que el pasado mes de septiembre ampliaron el área de investigación.

 

Los restos se hallan debajo del suelo, y los investigadores aseguran que es probable que las popas de proa y popa fuesen destruidas por el arado. Aunque dicen que todavía es muy pronto para saber si son de la misma época, los arqueólogos han visto también rastros de asentamientos y dicen que no hay planes actuales para sacarlo de la tierra

 

 

foto ilustrativa

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here