Un equipo de astrónomos de la Universidad británica de Warwick, descubrieron los restos de un planeta destruido que tiene semejanzas con la Tierra, y de acuerdo con la investigación, el hallazgo permite conocer el futuro que podría esperarle a nuestro mundo dentro miles de millones de años.

El cuerpo encontrado parece ser el núcleo de un planeta cuya corteza fue arrancada por la gravedad de la enana blanca que orbita, conocida como SDSS J1228 + 1040.

Esta última es una estrella que ha quemado toda su energía nuclear y se encuentra en la última etapa de su existencia, por lo que estas condiciones ofrecen una pista del destino de los planetas cuando sus estrellas envejecen, como sucederá con el Sol.

Este tipo de astros se quedan sin combustible de hidrógeno, comienzan a quemar elementos como el helio y el carbono, y posteriormente consumen a los planetas que orbitan demasiado cerca.

Christopher Manser, quien esta a la cabeza de este equipo, dijo en un comunicado que “el consenso general es que de  5 a 6 mil millones de años a partir de ahora, nuestro sistema solar será una enana blanca en lugar del sol, orbitada por Marte, Júpiter, Saturno, los planetas exteriores, así como también por asteroides y cometas”.

El cuerpo celeste encontrado se encuentra a 400 años luz de distancia y se cree que está conformado principalmente por metales pesados como hierro y níquel, que le ayudaron a sobrevivir a la destrucción total de su sistema.

En el proceso de identificación de los restos se utilizó el Gran Telescopio Canarias, ubicado en España, y una nueva técnica para estudiar el espectro de las radiaciones de los cuerpos incandescentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here