Una imagen captada en abril pasado por la cámara HiRISE de la sonda espacial Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA, detectó que una pequeña roca espacial se estrelló contra la superficie de Marte, provocando en el lugar del impacto un cráter de entre 15 y 16 metros de ancho.

La fotografía la sonda espacial que fotografía al planeta rojo de cerca desde hace más de 13 años no da alguna idea de cuándo se originó el cráter, aunque los científicos creen que surgió entre septiembre del 2016 y febrero de este año.

El cráter destaca por las manchas oscuras y tono azul sobre polvo rojizo en la superficie marciana, y para Veronica Bray, miembro del equipo HiRISE y científica de la Universidad de Arizona, el azul posiblemente se debe a la presencia de hielo en el suelo del planeta.

La experta considera también que el hoyo es uno de los más grandes que ha visto, por lo que no descarta que el objeto que la creó habría sido “bastante raro”.

La roca espacial habría tenido 1,5 metros de ancho, tan pequeña que se habría desintegrado al atravesar una atmósfera mucho más gruesa que la de la Tierra.

Para la investigadora el objeto habría sido más sólido que las demás rocas que entran en la atmósfera de Marte, que a menudo se desintegran y crean cadenas de cráteres cuando sus piezas impactan contra la superficie marciana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here