En el contexto de la epidemia de COVID-19, y considerando que la Secretaría de Salud Federal declaró la fase 2 en nuestro país, la Comisión Federal de Competencia Económica afirma que está consciente de los inconvenientes que esto puede generar a empresas, consumidores y funcionamiento de mercados en general.

 

Para coadyuvar a que no se interrumpan las cadenas de suministro o que de forma artificial se restringa la oferta y encarezcan los bienes o servicios, la Comisión declara que cualquier acuerdo de colaboración entre agentes económicos que en el contexto actual de contingencia sea necesario para mantener o incrementar la oferta, satisfacer la demanda, proteger las cadenas de suministro, evitar la escasez o el acaparamiento de mercancías, y que no tenga por objeto desplazar a otros agentes competidores que también provean al mercado, está apegado a la ley y no será objeto de persecución.

 

Además de la crisis de COVID-19, en días recientes ha habido variación de precios de insumos como la gasolina, de una depreciación del peso, y de cambios drásticos en la demanda de algunos bienes y servicios, situaciones que podrían traducirse aunque no necesariamente, en aumentos de precios de bienes y servicios de consumo final; esto, derivado del incremento de costos de importación y la posible escasez temporal. Al respecto, la Comisión advierte a los agentes económicos que cualquier aumento de precios debe obedecer a decisiones individuales e independientes de las empresas y no inducidos, propiciados o recomendados por Asociaciones, Confederaciones o Cámaras a sus participantes.

 

El organismo aclara que en las circunstancias actuales, es particularmente grave cualquier acuerdo entre competidores para manipular precios, restringir el abasto de bienes y/o servicios, segmentar mercados, así como coordinar posturas o abstenerse de hacerlas en licitaciones, por lo que, en ejercicio de sus atribuciones, se perseguirá y sancionará de acuerdo con la normatividad aplicable.

 

La COFECE aclara que conforme a la Ley Federal de Competencia Económica no tiene atribución legal de perseguir y sancionar márgenes altos per se o los aumentos de precios que unilateralmente las empresas fijen en el mercado, pero estará pendiente del comportamiento de aquellos mercados sensibles donde se observen incrementos indiscriminados de precios para evaluar y, en su caso, descartar la existencia de barreras indebidas o arreglos entre competidores como la causa de esos aumentos, lo que ameritaría una investigación.

 

Por último, la Comisión se compromete a revisar las notificaciones de concentraciones que surjan con motivo de la necesidad de hacer sinergias y agregar capacidades de producción para satisfacer de manera oportuna y suficiente las necesidades de productos de consumo popular y todos los necesarios para atender esta crisis

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here