Sin menospreciar las buenas intenciones del gobierno por alcanzar un crecimiento promedio del PIB de 4% durante el sexenio, el Plan Nacional de Desarrollo 2019 carece de un diagnóstico real y cifras estadísticas que den sustento a tal pronóstico, más bien, se trata de un manifiesto político, ideológico y propagandístico del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, afirma el dirigente del Partido Acción Nacional, Marko Cortés Mendoza.

A su juicio, el Plan está totalmente alejado de la realidad, porque plantea un regreso al pasado y solo le echa la culpa de todos los males del país al neoliberalismo, además de que no precisa cómo ni con qué políticas públicas se buscará resolver los grandes problemas y retos nacionales.

Dice que preocupa la visión conservadora del gobierno federal de regresar a un Estado interventor de la economía, a los precios de garantía o a los subsidios, modelos económicos que han fracasado, así como a una política social basada en el reparto de dinero sin ningún enfoque al desarrollo, capacitación y apoyo subsidiario a la gente para que pueda salir adelante por sí misma.

Cortés Mendoza destacó que, a partir del preocupante estancamiento de la economía en los primeros 3 meses del año de acuerdo con datos oficiales, es urgente corregir el rumbo.

Ante esto, expresó que Acción Nacional propone medidas concretas para reactivar la inversión, la generación de empleos y el consumo.

Entre ellas destacan disminuir la tasa del ISR para empresas que generen nuevos empleos; incentivos fiscales para aumentar el ingreso del 40% de la población que recibe menos del costo de la canasta alimenticia; más inversión pública en infraestructura; y mejorar estímulos fiscales para Inversión Extranjera Directa.

Otras acciones son corregir malas decisiones de arranque de gobierno basándolas en estudios técnicos y no políticos, reactivar proyecto del aeropuerto de Texcoco,  de zonas económicas especiales y el programa de estancias infantiles, así como posponer y reconsiderar gastar miles de millones en el proyecto de refinería en Dos Bocas o el Tren Maya, hasta que se cuenten con estudios que acrediten resultados.

Más aún, el panismo propone activar el mercado interno, reducir el Impuesto Especial de Productos y Servicios para combustibles, que baje el precio de las gasolinas; más fondos para infraestructura y proyectos de desarrollo estatal, municipal y regional; y aumentar estímulos fiscales para repatriación de capitales.

Cortés Mendoza aseguró que con este tipo de acciones aún se pueden corregir las condiciones económicas del país, y añadió que de acuerdo con el INEGI, la mayoría de los estados y municipios que gobierna el PAN registran crecimiento económico superior a la media, con tasas que van del 3 hasta el 6% del PIB anual.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here