Hoy 29 de marzo, recordamos el aniversario 75 del natalicio del cantante y músico mexicano, Rigo Tovar, para muchos, padre de la música grupera y tropical,

Nacido en el seno de una familia humilde, de padre tamaulipeco y madre texana, Rigoberto Tovar García nació el viernes 29 de marzo de 1946 en Matamoros; Sarita García Barrón, su madre, le puso el nombre de Rigoberto en honor a un trapecista del Circo Unión con el mismo nombre. Su infancia consistió en estudiar, ayudar en el negocio de la carpintería y la construcción, ser mensajero en una farmacia y practicar el uso de instrumentos musicales que había en casa.

Su hermano Silvano, quien probaba suerte trabajando en Estados Unidos, le llevó su primera guitarra eléctrica, con la que surgió el deseo por adquirir el resto de los instrumentos requeridos para formar un grupo. Años después partió a Texas donde al desempeñar oficios como tapizador, albañil y barman, perfeccionó su inglés y adquirió la ciudadanía norteamericana.

Fue en ese entonces que forma el “Trío Recuerdo” para amenizar a los asistentes. Debido al éxito de esta agrupación Rigo y sus hermanos, Silvano y Marco, invitan a Roberto Vázquez y a otros a formar un conjunto tropical denominado “Conjunto Costa Azul”, que se presentó en 1971; su popularidad y fama crecieron y les son ofrecidos contratos para eventos con mayor número de asistentes.

Con los ahorros que había reunido, Tovar alquiló un estudio de grabación y grabó las interpretaciones “Rosa Valencia” y “Río Rebelde”, además de elaborar la mayor cantidad de discos que pudo para promoverse en estaciones de radio. La lucha para abrir puertas no fue fácil ya que nadie se arriesgaba a difundir la música de un desconocido, pero un ejecutivo de la disquera Novavox, Gaston Ponce Castellanos, lo contrató para grabar su primer sencillo en 1971 y editarlo en 1972.

Así, sus integrantes se reúnen para tomarse la fotografía del disco con el que se inició su exitosa carrera: Matamoros Querido, en el que fusiona la cumbia con instrumentos como la guitarra eléctrica, el sintetizador y la batería eléctrica, que en ese entonces eran exclusivos para grupos de rock.

Este estilo y su creciente popularidad lo llevarían a recibir el título de “hijo predilecto de Sam Houston” y a instituir el 31 de agosto de 1978 como “Día de Rigo Tovar” en esa ciudad.

Los locutores Ángel Guadalupe Cárdenas y Austreberto García de la estación “Radio Mexicana de Matamoros Tamaulipas” fueron los primeros en difundir sus en su país natal, por lo que obtiene un contrato para tocar un fin de semana en Nuevo Laredo, Tamaulipas y Ciudad Acuña, Coahuila, pero integrantes como Roberto “Beto” Vázquez no quisieron dejar su ciudad y dejaron el grupo; ante ello Rigo, Silvano y Marcos se van a Matamoros en búsqueda de nuevos integrantes. Al encontrar a Efrén Solís, Ricardo Antonio Rivera López y José Ángel “El Manish”, iniciaron la grabación de su segundo disco, “Como será la mujer”, de 1973.

En noviembre de 1974 Rigo llega a la Ciudad de México y recibe su primer disco de oro por la venta de 300 mil discos de “Lamento de amor” y otro por “Cuando tu cariño” de su reciente disco, “En la cumbre”, de 1974. Mientras buscaba en Londres un remedio para una enfermedad visual, escribió canciones como “A caballo”, “En las estepas del Asia central” y una de sus canciones de música clásica “El amanecer”. Renta el estudio de grabación Abbey Road, y les pide los ex elementos del Costa Azul que viajen con él para grabar allí su séptimo disco: “Dos tardes de mi vida”.

En México sus canciones le hicieron ganar el slogan publicitario “Rigo es Amor”, el grito de batalla de sus fans, el cual surgió del comentario de un locutor de radio al leer con detenimiento las temáticas de sus canciones. Tras muchas giras y gracias al apoyo de la radio en México y los Estados Unidos, rápidamente sus discos fueron un fenómeno en ventas, alcanzando más de 30 millones de copias. En la cumbre de su fama, Rigo fue conocido como “El ídolo de México” y “El ídolo de las multitudes”.

Pero su trayectoria vino a menos cuando sufrió la pérdida de su representante y hermano Everardo durante el terremoto del 19 de septiembre de 1985, lo que causó el estar sumido en las drogas, además de que sufría retinitis pigmentosa, un defecto genético para el cual no existe cura y que le hizo perder la vista paulatinamente, por este defecto usaba casi siempre lentes oscuros.

A principios de los 90 se realizó una operación en Cuba a cargo de un avanzado equipo de médicos checoslovacos, pero la costosa operación resultó en un fracaso, lo que lo sumió en una depresión de la cual nunca se repondría. También sufría de diabetes, por lo que se retiró del ambiente musical en 1995.

Rigo Tovar murió el 27 de marzo de 2005 a causa de un paro cardiorrespiratorio. Su cuerpo fue incinerado y pidió que sus cenizas recorrieran todo el país para que después fueran esparcidas en la playa de “su Matamoros querido”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here