Para muchos personas acostumbradas a la música comercial el nombre de  Cesária Évora no dice mucho, pero el caso es que esta mujer nacida en Mindelo un 27 de agosto pero de 1941 fue una  gran cantante nativa de Cabo Verde y conocida como “la diva de los pies descalzos”, por su costumbre de entrar descalza a los escenarios como una forma de apoyo a mujeres y niños pobres de su país.

Évora, comenzó a cantar de joven en la plaza principal de su ciudad acompañada por su hermano Lela, al saxofón, y a los 16 años, inició sus actividades artísticas en bares y hoteles con la ayuda de músicos locales, siendo conocida en ese entonces en Cabo Verde, como la “Reina de la Morna”.

Cumplidos los 20 años, Cesária empezó a trabajar cantante para una compañía de pesca, y hacia 1975 cuando Cabo Verde obtuvo su independencia, Évora, frustrada por su situación personal y económica, dejó de cantar para poder sostener a su familia en otros empleos, además de lidiar con un naciente problema de alcoholismo.

Animada por un cantante y empresario caboverdiano radicado en Portugal conocido como Bana, Cesária volvió a cantar y visitó Portugal además de París, donde grabó un álbum en 1988, “La diva de los pies descalzos”. El disco recibió muy buenas críticas, hecho que la llevó a grabar el álbum Miss Perfumado en 1992, el cual vendió 300 mil copias a nivel mundial, incluyendo en él una de sus canciones más famosas, “Sodade”.​

Se quedó a vivir en París ya siendo conocida internacionalmente, abriendo paso a un blues basado en la larga historia de aislamiento de su país, el comercio de esclavos y la emigración. Su educada voz acompañada de instrumentos que dan un toque melancólico a su propuesta musical, permite a quienes la escuchan percibir las emociones en sus canciones.

Cesária participó en 1995 en la pista sonora que Goran Bregovic compuso para la película Underground, de Emir Kusturica, y colaboró en el disco “Duets” del músico cubano Compay Segundo en 2002, con el que interpreta el popular son Lágrimas negras.

En 2004 ganó el premio Grammy al Mejor álbum contemporáneo de world music por Voz d’amor y en 2007 el presidente de Francia Jacques Chirac le otorgó la medalla de la Legión de Honor, hasta que tuvo que dejar la música después de someterse a una operación a corazón abierto en el 2010.​

Cesária Évora murió el 17 de diciembre de 2011 en el Hospital Baptista de Sousa, en Mindelo, tras un cuadro de insuficiencia respiratoria y edema pulmonar. Tenía 70 años de edad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here