Hace exactamente 50 años, el trabajo de unas 400 mil personas a lo largo de 8 años hizo posible que el programa Apolo lograra la meta soñada por el presidente John F. Kennedy desde 1961: enviar una tripulación a la Luna.

En ese lejano 1961, el vicepresidente Lyndon Johnson se reunió por encargo del presidente Kennedy con el diseñador de cohetes de la Nasa, el alemán Verner von Braun, inventor de los cohetes V2 que bombardearon Londres durante la Segunda Guerra Mundial, y que hacia el final del conflicto armado, ofreció sus servicios a los estadounidenses que lo llevaron junto con sus mejores ingenieros a Alabama.

Von Braun dijo a Johnson que el envío de hombres a la Luna era un proyecto en el que se podía derrotar a la Unión Soviética, en la era de la competencias tecnológica e ideológica entre las 2 potencias por la conquista del espacio.

Se lanzaron 4 misiones Apolo entre octubre de 1968 y mayo de 1969, todas de carácter exploratorio. En diciembre de 1968, se eligió a Neil Armstrong como comandante de la misión Apolo 11 que llevaría al hombre a la Luna, y cuando el cohete Saturno V  despegó con Apolo 11 el miércoles 16 de julio de 1969, cerca de un millón de personas asistieron al espectáculo desde playas de Florida, cerca de Cabo Cañaveral. Muchos dudaban que la misión lograría su objetivo.

La tripulación la formaban el comandante de la misión Neil Armstrong, de 38 años; Edwin. Aldrin Junior, de 39 y Michael Collins, de 38, siendo este último, el piloto del módulo de mando.  Solo pasaron 4 días entre la salida de la misión al espacio el día 16 y su llegada a la Luna, un 20 de julio como el de hoy…hace 50 años.

Los 4 primeros días de la misión Apolo 11 habían transcurrido como durante el entrenamiento, incluida la etapa de abordaje del módulo lunar para iniciar la fase de alunizaje, hasta que inició lo que nunca se había hecho: las comunicaciones por radio con la sala de control en Houston se interrumpieron brevemente, y en pleno descenso sonaron las alarmas en el módulo lunar Aguila pilotado por Aldrin y Armstrong, los elegidos para pisar suelo lunar en esta misión, considerada uno de los momentos más significativos de la historia de la Humanidad y la Tecnología.

Dos horas antes, el módulo se había separado del Columbia… Los cráteres lunares empezaron a aparecer a toda velocidad debajo del módulo, y Armstrong tomó el control de la nave, buscando una  zona de alunizaje desde la ventanilla del Aguila hasta tocar suelo lunar en el Mar de la Tranquilidad, escena visita en vivo por  televisión por unas 600 millones de personas, récord de audiencia absoluta que prevaleció durante 12 años, hasta 1981, cuando la boda de la Princesa Diana de Gales con el príncipe Carlos fue vista en la Tv por 750 millones de personas.

Pasaron más de 6 horas para que los astronautas salieran del módulo lunar, siendo el primero Armstrong, quien activó una cámara mientras descendía por las escaleras para retransmitir las imágenes a todo el mundo. Ese fue el momento en el que pronunció una de las frases más famosas de la historia: “Un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la Humanidad”. El reloj de Houston marcaba las 10 de la noche con 56 minutos.

Armstrong tomó fotografías del paisaje y recogió muestras del suelo lunar, mientras Aldrin se preparaba para salir del módulo. Arriba, en el espacio, Michael Collins seguía en órbita al mando del módulo de servicio.

Armstrong y Aldrin recorrieron el terreno más de 2 horas, recogiendo 22 kilogramos de muestras de suelo y rocas lunares e instalando instrumental científico para detección de sismos, partículas solares y un reflector láser. Aldrin era presbiteriano y pidió permiso a su iglesia para consagrarse a sí mismo una comunión al alunizar, llevando un pequeño kit religioso compuesto por una hostia y un poco de vino.

Los astronautas colocaron además una bandera estadounidense, y dejaron un disco con mensajes y saludos de varias naciones, así como las medallas recibidas de las familias de Yuri Gagárin y Vladimir Komaróv, las insignias del Apolo, y sellaron el primer ejemplar del nuevo timbre de correos de 10 centavos.

El primero en regresar al módulo lunar fue Aldrin, y después Armstrong.  Durmieron algunas horas antes de despegar de la Luna a las 7 de la noche con 34 minutos del 21 de julio para reunirse con el Columbia donde aguardaba Collins, y a 6:35 del día 22, inició el regreso a la Tierra a donde llegaron 2 días más tarde, el 24 de julio, logrando un perfecto amarizaje en aguas del Pacífico, poniendo fin a la misión.

De las 857 fotos en blanco y negro y 550 en color que se sacaron en la Luna, Armstrong solo aparece en 4. La mayoría muestran a Aldrin, y cuando llegó la hora de marcharse…Una hazaña que aún al día de hoy, muchos piensan que no sucedió: la conquista de la Luna…hoy, hace 50 años

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here