Cuando hablamos del disco o escuchamos “Let It Be”, es inevitable pensar en que fue el último álbum de estudio que salió al mercado por parte de The Beatles, y que sería el LP número 13 del famoso cuarteto de Liverpool. Si bien fue grabado antes que “Abbey Road”, este salió antes que “Let it Be”, y el disco que nos ocupa en la efeméride de hoy, apareció el 8 de mayo de 1970: hace 49 años ya.

En medio de un ambiente malo y enrarecido, Paul Mc Cartney buscaba hacer algo diferente que no fuese encerrarse entre 4 paredes para grabar, como sucedía desde 1966 que dejaron de hacer presentaciones en vivo. Así que las hoy famosas sesiones de grabación de Lei it Be, en un principio llamado “Get Back”, comenzaron en 1969, trabajo encargado al cineasta Michael Lindsay-Hogg.

La creación del disco fue difícil y complicada porque las tensiones dentro del grupo eran evidentes, e incluso fueron muy pocas las sesiones en las que tocaron los 4 melenudos juntos. Cada quien iba y tocaba lo que le correspondía para hacer después las ediciones.

Paul propuso a sus compañeros que dejaran la producción de estudio de los últimos años y tocaran canciones roqueras que pudieran interpretar en público y grabar en vivo. Así nació Get Back.

Las sesiones previas del nuevo disco de The Beatles comenzaron el 2 de enero de 1969 en los estudios Twickenham de Londres, pero de inmediato hubo inconvenientes. Los estudios eran fríos, con mala acústica, y las tensiones en el grupo se acrecentaron El 10 de enero, George Harrison discutió con McCartney, y dijo que dejaría al grupo, paso que no dio luego de que trasladaran las sesiones de Twickenham a los estudios de Apple, y de que Harrison invitara al pianista Billy Preston a que se uniera a las sesiones y tocara el piano en el planeado concierto.

Luego de días de discutir donde hacer el concierto, se determinó que lo más sencillo era tocar en la azotea del edificio donde grababan, y fue el 30 de enero del 69 cuando The Beatles tocaron su primer concierto en casi 3 años y último de su carrera. Tocaron canciones ensayadas varias semanas hasta que las quejas del vecindario hicieron que la policía acudiera a detener el concierto.

Al día siguiente, The Beatles grabaron otras canciones que podían interpretarse en directo con lo que terminaron las sesiones para aquel disco.

Para la mezcla del álbum se contrató al Glyn Johns quien en marzo de 1969 produjo un acetato con nuevas composiciones de McCartney pero al presentarlo al grupo, pero no interesó a los demás, y se le pidió  a Johns otra mezcla en Olympic Studios entre abril y mayo. Sin embargo, el lanzamiento del álbum previsto para julio de 1969 se pospuso hasta septiembre para coincidir con la presentación del documental del mismo nombre. Además,  se retrasó por la salida a la venta del disco Abbey Road ese año.

A fines de 1969, The Beatles llamaron ora vez a Johns para producir el álbum de ‘Get Back’ con la instrucción que las canciones coincidieran con las incluidas en la inédita película de Get Back. Así, del 15 de diciembre de 1969 al 8 de enero 1970, se prepararon las mezclas, pero The Beatles rechazaron una vez más el álbum.

Las grabaciones fueron enlatadas y olvidadas porque decidieron comenzar a grabar Abbey Road a mediados de 1969, pero más tarde, John Lennon decidió rescatar el material grabado y pidió a Phil Spector que lo produjese, decisión criticada por los demás integrantes de la banda, sobre todo por McCartney, quien cuestionó el trabajo de Spector.

El álbum se tituló, finalmente, Let It Be, última grabación oficial de los Beatles en salir al mercado, en momentos en los que se anunciaba la disolución del cuartero inglés.

Luego de un año de preparación, el documental con las sesiones y el álbum salieron a la luz el 8 de mayo de 1970. La cinta ganó el Óscar a la mejor banda sonora de 1970 por la canción Let It Be, siendo Quincy Jones quien recogió el premio, pues no se presentó ninguno de los melenudos de Liverpool.

La historia de un gran disco, hace ya 49 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here