William Henry Pratt fue conocido en el ambiente cinematográfico mundial como Boris Karloff, y este 23 de noviembre cumple 133 años de su natalicio en 1887 en  Sussex, Inglaterra. Lo recordamos como un afamado actor en películas de terror, siendo el más famoso el del Monstruo de Frankenstein, además de ser considerado uno de los actores clásicos de este género de cine junto a Béla Lugosi y Lon Chaney Jr.

Huérfano desde muy joven, William asistió a clases en Enfield Grammar School y después lo hizo en Uppingham School, así como de manera eventual en la Universidad de Londres, con la ilusión de trabajar en el servicio diplomático como lo pudo hacer su hermano John Henry, que llegó a convertirse en un distinguido diplomático.

En 1909, nuestro personaje viajó a Canadá cambiando su nombre, y no combatió en la Primera Guerra Mundial por motivos de salud poco claros. Se dirigió entonces a Hollywood, en ya con el nombre artístico de Boris Karloff, participó en varias películas mudas antes de aparecer como Frankenstein en 1931, película que lo convirtió en estrella y que rodó gracias a que Béla Lugosi rechazó el papel.

Un año después, Karloff interpretó a otro personaje clásico, el de Imhotep, en La momia y así fue que lo fueron encasillando en el género de terror, participando en diversos filmes de Universal Pictures, aunque participó en otros géneros como en La patrulla perdida de John Ford en 1934.

Karloff interpretó a Frankenstein 2 veces más, en las cintas la novia de Frankenstein en 1935, y el Hijo de Frankenstein en 1939, con Lugosi como el Igor el loco. Con Lugosi trabajó en otras 2 cintas clásicas: El gato negro em 1934  y El cuervo en 1935, siendo por ese entonces conocidas las sesiones de maquillaje a las que tuvo que someterse, así como el uso del incómodo traje y los zapatos de plataforma que le causaron daños en la espalda el resto de su vida.

Boris también hizo teatro. Participó en 1941 la obra Arsenic and Old Lace en la que interpretaba a un gánster que en el desarrollo de la función era con frecuencia confundido con el propio Karloff. Repitió el personaje en la versión para televisión de 1962, y trabajo en otras obras como The Linden Tree, de J. B. Priestley, Peter Pan, en el personaje del Capitán Garfio y en La alondra, de Jean Anouilh, por la que fue nominado al Premio Tony.

A pesar de los papeles que le hicieron famoso, Karloff fue en su vida real todo un caballero, sobre todo con los niños. Durante el rodaje del primer “Frankenstein” el equipo temía que la pequeña actriz Marilyn Harris huyera al ver a Boris, pero lo que sucedió es que congeniaron de inmediato.​

En sus últimos años actuó varias veces en la televisión, pero nunca abandonó el teatro. Filmó también una serie de películas de poca repercusión, siendo tres de ellas emitidas después de su muerte: El coleccionista de cadáveres en 1970; Invasión Siniestra y La muerte viviente en 1971.

Boris Karloff murió de neumonía en el King Edward VII Hospital, Midhurst, Sussex, a la edad de 81 años. Fue galardonado con dos estrellas en el Paseo de la Fama, en el 1737 de Vine Street por sus películas, y en el 6664 de Hollywood Boulevard por televisión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here