A muy pocos días de la reanudadas las actividades en el Centro Histórico en semáforo naranja, y de horas de diálogo con miles de comerciantes establecidos en esta zona de la capital, las autoridades anunciaron su cierre este fin de semana porque el plan de reapertura no está operando como se esperaba.

De acuerdo con la Secretaria de Gobierno capitalina, Rosa Icela Rodríguez, el objetivo es
garantizar las condiciones de sana distancia a través de la apertura gradual del comercio, la reconfiguración del espacio público y la redistribución de usos de la calle, para cuidar la salud de trabajadores y clientes, así como evitar contagios.

Pese a las visitas de supervisó a los locales comerciales, en las cuales se han hecho apercibimientos a los encargados de los comercios para que respeten las medidas de protección sanitaria dentro y fuera de sus locales, las regulaciones aplicadas para prevenir contagios, no han sido acatadas.

Rodríguez Velazquez precisó que en esta primera semana de implementación se ha detectado que sólo 50% de los empleados usan caretas, 95% el cubrebocas, 55% realizan la toma de temperatura y 60% cuentan con tapete sanitizante o jerga húmeda.

Más aún, no todos respetan el día de cierre ni la sana distancia dentro de los locales. Como lo explicó la Secretaria de Gobierno, 25% de los establecimientos ubicados en la calle de Pino Suárez abrió el día que no le correspondía y 30% lo hizo en Regina.

En calles como Uruguay y Mesones, un importante número de establecimientos no atendió el uso de caretas para sus empleados y en otras calles, farmacias, servicios de banca y tiendas de artículos deportivos no implementaron líneas de acceso dosificado al exterior; en Bolívar el 42% de locales no señalizó acceso, salida ni flujo al interior que garantizara sana distancia y de igual forma algunos establecimientos no han atendido la hora de cierre a las 17:00 horas.

Por el contrario, Rodriguez Velazquez dijo que hubo establecimientos que han atendido las medidas para garantizar la salud de la población y se han esforzado para dar el mejor trato a su clientela.

Sin embargo, dada la respuesta de algunos comercios y prestadores de servicios, que no ha sido la esperada para garantizar la salud de quienes visitan el Centro Histórico, el Gobierno de la Ciudad adoptará nuevas medidas contenidas en un decreto, con el propósito de proteger la salud de trabajadores y clientes de los comercios.

El decreto es de aplicación inmediata y de observancia obligatoria, en el que se establecen sanciones específicas, por ejemplo, suspensión de actividades hasta de 15 días comercios que incumplan con las medidas sanitarias, o cierre de acceso a la cuadra correspondiente, en caso de que un 30% de los comercios instalados en ella incumpla con las medidas sanitarias.

Además, de acuerdo a los análisis realizados por el Comité de Sanidad que monitorea en la Ciudad de México, se decidió que este sábado y domingo permanezca cerrado el Centro Histórico para generar un nuevo esquema de apertura, que será consensuado con comerciantes establecidos.

Hoy mismo también se lleva a cabo en este momento una revisión de inspección a los establecimientos, y “sabemos que la economía es muy importante, mucho, pero aún más es la salud”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here