El gobernador de Minnesota, Tim Walz, envió a Minneapolis a la Guardia Nacional luego de que el alcalde de la ciudad, Jacob Frey, declaró estado de emergencia local y se busca restaurar el orden luego de 2 noches de violentas protestas, provocadas por la muerte de un afroamericano a manos de un policía.

Las manifestaciones arrasaron parte del vecindario Longfellow, luego de que los enfrentamientos se produjeran por toda la ciudad. Los participantes empezaron a arrojar piedras y botellas y las fuerzas de seguridad respondieron con gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

​Todo estalló luego de la muerte de George Floyd, un afroamericano arrestado el 25 de mayo, y quien fue asfixiado por un agente de policía que mantuvo su rodilla sobre su cuello por casi 8 minutos. Floyd falleció en el hospital poco después, y en un vídeo se puede escuchar a Floyd diciendo que no podía respirar hasta que lentamente deja de hablar y de moverse.

Los 4 agentes de la Policía involucrados en el arresto de Floyd fueron despedidos y las autoridades estiman que las protestas continuarán por los próximos días. Varias tiendas de Minneapolis y sus suburbios cerraron o redujeron su horario de trabajo por temor a nuevos enfrentamientos.

El ayudante general de la Guardia Nacional trabajará con las agencias del gobierno local para proporcionar personal, equipo e instalaciones para responder y recuperarse de esta emergencia. La Patrulla del Estado de Minnesota proporcionará soldados y los helicópteros de la Patrulla y otros aviones estarán disponibles para ayudar a los agentes del orden en tierra.

Jacob Frey, alcalde de Minneapolis, y la jefa de policía local, Medaria Arradondo, prometieron trabajar con los líderes de la comunidad local con la esperanza de pacificar las protestas. Frey declaró una emergencia local de hasta 72 horas. Por su parte, el gobernador, Tim Walz, declaró que “la muerte de George Floyd debería conducir a la justicia y al cambio sistémico, no más muerte y destrucción”.

La vicepresidenta del Consejo de la Ciudad, Andrea Jenkins, reiteró los llamados para que la gente proteste pacíficamente, señalando que muchas de las estructuras que fueron incendiadas en los disturbios de la noche anterior cumplen funciones vitales durante una pandemia, vendiendo comida y llenando recetas, por ejemplo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here