El ministro de la Presidencia del Gobierno de facto boliviano, Yerko Núñez, aseguró que “lamentablemente hay una posición muy delicada con el hermano país de Argentina”.

Entrevistado en el canal Unitel., el funcionario del régimen interino de Janine Áñez desde el golpe de Estado contra Evo Morales, habló de las relaciones con el país pampero donde el exmandatario indígena se encuentra exiliado, y dijo que ”sera la Cancillería la que tenga que hacer los acercamientos, porque no puede ser que se esté intentando proteger a un ciudadano que nos ha llevado al fraude electoral”.

Núñez sostuvo que se podría notificar a la Interpol para una posible detención del expresidente Morales en Argentina.

Por otro lado, la canciller de Bolivia, Karen Longaric, dijo que van a consultar a la Organización de las Naciones Unidas, “si está permitido que los refugiados emitan opiniones de carácter político o realicen actos que pongan en peligro la estabilidad del país que los persigue”, luego de que Morales ha ofrecido entrevistas y charlas, además de aparecer varias veces en público.

La funcionaria del gobierno de facto podría enviarle a Argentina una queja formal si se recibe una respuesta convincente de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

El mandatario peronista, Alberto Fernández, subraya por su parte que en Bolivia se produjo un golpe, y la Cancillería argentina no reconoce a los diplomáticos designados por Áñez, autoproclamada presidenta tras violar las reglas del Congreso.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here