El Gobierno de Brasil dio a conocer que analiza nuevos impuestos sobre  productos que pueden ser perjudiciales para la salud, como el alcohol, el tabaco o los productos azucarados. esto no sería extraño de no ser por el nombre con el que sería bautizado el gravámen; “impuesto del pecado”.

 

Según el ministro de Economía, Paulo Guedes, los “impuestos del pecado” tienen el objetivo de hacer pagar más tasas a aquellas personas que por sus malos hábitos alimentarios y estilo de vida, serían más propensas a utilizar los servicios de salud.

 

Guedes dijo durante su exposición en el Foro Económico Mundial de Davos, que “si un tipo que fuma mucho contrae un cáncer de pulmón o tuberculosis, va a tener que gastar con el tratamiento y entrar en el sistema de salud. Se coloca un impuesto sobre el tabaco y ya vemos si las personas fuman menos”,

 

El objetivo del Ministerio es aprovechar esta situación para llevar a cabo uno de los fines de su reforma tributaria, el de simplificar y reducir el número de clasificaciones, excepciones y reglas en materia fiscal.

 

El Gobierno ya decidió que no elaboraría su propia reforma tributaria, pero enviaría ideas y sugerencias a los proyectos que se tratan en el Congreso y en el Senado. Las propuestas que están siendo estudiadas en ambas Cámaras ya cuentan con un impuesto específico para desalentar el consumo de productos, entre los que también estarían las armas, además del alcohol y el tabaco.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here