Gobernadores de 13 estados y de la capital del Brasil difundieron una carta pública en la que se manifestaron en contra del decreto que facilita la portación de armas, mismo que firmó el presidente Jair Bolsonaro.

Los mandatarios, poco más de la mitad del total en el país (27), coincidieron en que la normativa aprobada por el presidente ultraderechista el 7 de mayo, aumentará la violencia en todo Brasil.

En la carta, los gobernadores firmantes expresan que “las medidas previstas por el decreto no contribuirán a que nuestros estados sean más seguros, sino que, por el contrario, tales medidas tendrán un impacto negativo en la violencia, aumentando por ejemplo, la cantidad de armas y municiones que podrán abastecer a criminales, y se incrementarán los riesgos de que discusiones y peleas entre nuestros ciudadanos acaben en tragedias”.

Ante este escenario, demandaron de los 3 poderes actuar “tanto para su inmediata revocación y para el avance de una efectiva política responsable de armas y municiones en el país”.

En el acto de firma del decreto en el Palacio de Planalto, Bolsonaro solo citó a cazadores, coleccionistas y tiradores deportivos como sujetos sensibles a la normativa, pero el documento se amplía a residentes en área rurales, agentes de tránsito, agentes de la administración penitenciaria o profesionales del sistema socioeducativo, políticos electos, periodistas en cobertura policial, abogados o camioneros.

De igual forma, se permite la importación de armas y amplía el número de cartuchos que se pueden adquirir: de 50 a 1.000 en armas de uso restringido, y a 5.000 para las de uso permitido.

El decreto recibió el rechazo de buena parte de la clase política de Brasil, así como también de parte del Poder Judicial y organismo de Derechos Humanos. El Ministerio Público Federal, en Brasilia, pidió la suspensión del decreto y hay 3 controversias en la Justicia Federal y 3 más en el Supremo Tribunal Federal .

Amnistía Internacional alertó que la flexibilización de la tenencia y el porte de armas en Brasil “pueden contribuir al aumento del número de homicidios”, en un país que en 2017 registró poco menos de 64 mil, casi 31 por cada 100.000 habitantes.

Entre los gobernadores que rubricaron la carta están los de Distrito Federal, Maranhão, Piauí, Pernambuco y Bahía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here