En una carta publicada este martes en la revista científica “The Lancet”, más de un centenar de médicos pidieron que el fundador de Wikileaks, Julian Assange, encarcelado en la prisión británica de alta seguridad Belmarsh, reciba atención sanitaria urgente

La misiva firmada por 117 médicos de 18 países encabezados por Stephen Frost y Lissa Johnson, demandan de los gobiernos de Reino Unido y Australia “acabar con la tortura” que supone no atender médicamente al periodista, asegurando que se está deteriorando su salud en prisión.

El australiano está preso en Belmarsh a unos días de que inicie el 24 de febrero su juicio de extradición solicitada por Estados Unidos, que quiere juzgarlo por la difusión de cables diplomáticos confidenciales en 2010 y podría ser condenado a 175 años de cárcel por espionaje.

En su carta, los médicos miembros del grupo Doctores por Assange, instan a otros colegas a apoyarles y afirman que “la politización de los principios fundacionales de la medicina es una grave preocupación” y tendrá consecuencias más allá de este caso.

“Si Assange acabara muriendo en una cárcel británica”, como lo advirtió el relator especial de la ONU sobre la tortura Nils Melzner en noviembre, “habrá sido, efectivamente, torturado hasta la muerte”, consideran los firmantes.

La asociación Reporteros Sin Fronteras, que se opone firmemente a la extradición de Assange, lanzó una petición que el lunes había recabado más de 20 mil firmas.

Assange ha estado primero bajo arresto domiciliario en un pueblo inglés y entre 2012 y 2019 refugiado en la embajada londinense de Ecuador, de donde salió arrestado y llevado a Belnmarsh, luego de que el gobierno ecuatoriano le retiró el asilo político.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here