Mientras en el Zócalo calentaban el acto del festejo de Andrés Manuel López Obrador, por haber ganado hace un año la Presidencia de la República, con un informe y cierre con pachanga para sus seguidores, Alejandro Rojas Díaz Durán, señalaba a Yeidckol Polenvsky, de trastornar Morena.

Se trata de un pleito viejo que Ricardo Monreal inició desde el Senado contra la dirigente del partido en el marco de la elección en Puebla; la dama madrugó y después de la Muerte del Matrimonio Moreno, candidateó a Miguel Ángel Barbosa y Monreal al senador Alejandro Armenta.

Vale señalar que ese round lo ganó Yeidckol y con mayor gusto le alzó la mano a Barbosa, ante el mascullado silencio de Montreal y de Rojas Durán.

Fueron frecuentes los señalamientos del Zacatecano contra la lideresa; ella replicaba y así se fueron en el escenario público.

Después Monreal, se tomó un descanso contra Yeidckol e instruyó a su incondicional y senador suplente,Alejandro Rojas Díaz Durán, un ex priista como él que lo acompañó hasta la Delegación Cuauhtémoc, siempre pegado a él.

Alejandro, bueno para el pleito, siguió con los ataques a Yeidckol, pidió la renuncia de la señora y hasta la fecha, quiere arrebatarle el partido, ser el dirigente y cimentar el futuro político de su jefe, hasta hoy, líder de la bancada Morena de la llamada Cámara Alta, desde donde trama cómo derrocar a la señora.

Entre sus ataques, Díaz Durán afirma que la dirigencia nacional de MORENA, refiriéndose a Yeidckol, replegó al movimiento; cerró sus puertas y abandonó su posición crítica, su agenda propositiva y remató “Ganamos la Presidencia de la República, pero MORENA se está perdiendo”.

“MORENA ha dejado sola a la gente, no articula los liderazgos sociales con el nuevo régimen y menos propone alternativas para que el Gobierno Federal corrija decisiones, medidas y políticas públicas que no satisfacen las altas expectativas de la sociedad en el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Raspón al Mandatario.

Alejandro recorre el país, a manera de campaña, para darse a conocer con los liderazgos morenos, se entrevista y desde el punto donde esté, graba videos y suelta leña contra la señora que toma las cosas con más calma y que quiere quedarse en la dirigencia.

La moneda está en el aire, Yeidckol, se ve tranquila, Alejandro desesperado, temen, él y Monreal, otro revés.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here