Mauricio Férez Yázbek  fue su nombre de nacimiento en Tampico, Tamaulipas, el  16 de diciembre de 1926: al morir en la Ciudad de México un  27 de febrero pero de  1989, todos quienes lo conocieron o vieron sus películas, lo recordaban como mauricio Garcés, hasta nuestros días porque es un histórico del celuloide mexicano.

Mauricio nació en el seno de una familia de origen libanés, y llegó a la capital mexicana a los 6 años, siendo vecino de la familia del actor Antonio del cual se hizo muy amigo. Estudió ciencias químicas pero dejó el estudio para ayudar a su familia.

Fue su tío el fotógrafo Tufic Yázbek, quien lo ayudó a entrar al ambiente de la farándula mexicana cuando Garcés tenía 22 años. Otro de sus familiares, José Yázbek, lo incluyó en el reparto del filme La muerte enamorada en 1950,  protagonizada por Miroslava Stern y Fernando Fernández, siendo entonces que adoptó el apellido artístico Garcés por considerar que la letra G podría traerle buena suerte y convertirlo en una estrella.

Al principio se ubicó en el género dramático en películas como La estrella vacía o series de televisión como Gutierritos, e incluso en su propia serie, Cita Ponds. Hizo teatro en obras como Vidas privadas, No me manden flores, Vidita Negra y La Luna Azul, entre otras.

Mauricio fue desarrollando el personaje seductor, locuaz y galanesco a lo largo de su carrera en cintas de comedia ligera como en el caso del filme Don Juan 67, donde la productora Angélica Ortiz contrató a Garcés para interpretar el papel estelar. Don Juan 67 fue la primera de varias comedias fílmicas en las que interpretó al seductor, acompañado de bellezas y curvilíneas actrices como Maura Monti, Silvia Pinal, Zulma Faiad, Elsa Aguirre, Rossy Mendoza, Nora Larraga, Patricia Aspíllaga, Amedeé Chabott, Irlanda Mora, Barbara Angely, Marcela López Rey, Isela Vega, Norma Lazareno entre otras.

Sus películas El matrimonio es como el demonio en 1967, Click, fotógrafo de modelos de 1968, El criado malcriado ese año, Departamento de soltero, Fray Don Juan y Modisto de señoras, las 3 de 1969 son algunos de los títulos más populares de su filmografía

Probó suerte en televisión de nuevo en los 70 con el programa La Hora De Mauricio Garcés acompañado de Enrique Rambal, Rafael Banquells, Emílio Brillas y Mónica Serna, además de estelarizar el programa Los Solteros al lado de Jóse Galvez.

En 1978 protagonizó la película No Tiene La Culpa El Indio junto a Chucho Salinas y Yolanda Liévana, y ese año protagoniza en teatro la obra Hola Charly al lado de Claudia Islas. en 1980 retornó al personaje del Don Juan con la cinta El Sátiro.

En los últimos años de su vida, su salud se deterioró por su adicción al tabaco muriendo de enfisema pulmonar en 1989. En la vida real, Mauricio Garcés era de personalidad tímida y retraída. Permaneció soltero a pesar de haber cortejado a algunas de las más bellas actrices, entre ellas Silvia Pinal. Sus restos descansan en el Panteón Francés de la Piedad en la Ciudad de México.

Nadie olvida a Garcés a 31 años de fallecido, y nadie olvida frases suyas que le hicieron famoso e irrepetible, como: “¡Las traigo muertas!”, “¡Arroz!”, “¡Debe ser horrible tenerme y después perderme!”, “¡Te voy a hacer pedazos!”, “Yo no soy vanidoso, ¡Y bien sabe Dios que me sobran motivos para serlo!”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here