Contra lo que opinan médicos y científicos en el sentido de que no se puede realizar el evento si no existe una vacuna para el COVID-19, el titular de la comisión coordinadora del Comité Olímpico Internacional para los Juegos Olímpicos de Tokio, el australiano John Coates, dice que no comparte esa postira.

Coates dijo a la agencia Australian Associated Press que “sería bueno contar con una vacuna, pero seguiremos las normas de la OMS y de las autoridades de salud japonesas”.

Explica también que “el consejo que recibimos de la Organización Mundial de la Salud es que debemos seguir haciendo planes para esta fecha y es lo que estamos haciendo y eso no depende de una vacuna”

No precisó cómo 11 mil deportistas olímpicos y 4 mil 400 paralímpicos de más de 200 países y territorios pudieran llegar a Japón y salir sin propagar el virus.  Más aún, estarían en la Villa Olímpica y los acompañarían miles de entrenadores y personal, además de los miles de técnicos que deben manejar los eventos.

También se sumarían los miles de empleados de las emisoras del mundo, que pagan miles de millones de dólares por los derechos de transmisión y son un componente crucial, sobre todo si se limita el número de espectadores.

Coates dijo que se había avanzado en los trabajos desde el aplazamiento y que se aspira a 43 sedes para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

Devi Sridhar, profesor de salud global en la Universidad de Edimburgo, también opinó que la realización tanto de los Juegos de Tokio como de los Juegos Olímpicos de Invierno 2022 en Beijing podría depender de la existencia de una vacuna.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here